EL SANTUARIO DEL APOSTOL SANTIAGO

– LA CATEDRAL DE SANTIAGO –

Un tesoro arquitectónico repleto de altares, capillas, pintura, esculturas.

Fue la primera de la grandes catedrales medievales españolas y se empezó a construir en 1075, bajo la direccion del obispo Gelmirez.

Las obras de la catedral finalizan en 1168 con la contratación, por parte de Fernando II, del  maestro Mateo, el arquitecto que diseña la cripta sobre la que se asienta el último tramo de las naves y el pórtico entre las dos torres. La cripta servirá para salvar el desnivel del terreno, y sobre ella se alza la gran fachada occidental, tras la que se encuentra el famoso Pórtico de la Gloria.

La catedral de Santiago viene a simbolizar la importancia de una ciudad y una sede obispal en la que se encuentra situado el sepulcro del apostol Santiago, la propia planta de la iglesia es imagen de la cruz de Cristo y representa en pìedra la idea de la crucifixión y muerte de Jesús como base para la salvación del mundo.

.

Durante más de mil años, los peregrinos han recorrido los caminos de Europa con destino a la ciudad gallega de Santiago de Compostela. Muchos de ellos dedican meses al fatigoso viaje a pié, parando en los santuarios, hospicios e iglesias situados a lo largo de la ruta. Todvia hoy su llegada a la gran palza de la catedral de Santiago se celeba con sonrisas y lágrimas.

Se dice que en la magnífica catedral se consevan los restos mortales de Santiago, hijo de Zebedeo, apóstol y hermano de Jesucristo y santo patrón de España. Junto con Pedro y Juan, Santiago ocupaba un lugar preferente entre los apóstoles; sólo ellos tres contemplaron la trasfiguración de Cristo. Según la leyenda, basada más en la tradición que en hechos históricos, Santiago  llegó a España tras la muerte de Jesús para predicar el Evangelio.

Según la leyenda Santiago fue decapitado por Herodes Agripa en Jerusalén el año 44, sendo el primer apóstol que sufrió martirio. Después de muerto sus discípulos embarcaron el cuerpo en el puerto palestino de Jaffa, y al cabo de siete días, gyiado por la mano de Dios y los vientos favorables, el barco que lo conducía llegó a las playas de Iria Flavia, en la costa atrlántica de Galicia, a 32 km. de la actual Santiago. Trasladado a continuación en carreta, el cuerpo fue enterrado en el punto exacto donde los bueyes se detuvieron milagrosamente, por propia decisión. Así acabo el apostol sepultado en Santiago.

.

EL DESCUBRIMIENTO DE LA TUMBA DE SANTIAGO

A principios de siglo IX, el ermitaño Pelagio, que vivía cerca de Iria Flavia, vio unas luces misteriosas en el cielo que le guiaron hasa una tumba de mármol. El obispo de la diócesis la identificó como el sepulcro de Santiago e informó del hecho  al rey Alfonso II, que se apresuró a proclamar a Santiago santo patrón de su reino.

Se trató de una decisión política muy hábil, pues la España cristiana estaba a punto de caer en manos de los moros, cuyo dominio se exendía desde España y Marruecos hasta Mesopotamia. ¿Quién mejor que Santiago para ejercer de campeón de los cristianos?. Se dice que en el año 844, en la batalla de Clavijo, el santo hizo su aparición en un caballo blanco, encabezando el ejército de los cristianos, que, animados por su intervención, derrotaron con facilidad al enemigo.

La noticia del descubrimiento de la tumba se exendió con rapidez por toda la cristiandad. El año 950 llegó el primer peregrino del que se tenga constancia, el obispo Godescalc, de Le Puy ( Avernia, Francia), acompañado por numerosos seguidores. La tradición de la peregrinación a Santiago prosperó principalmene gracias al patrocinio de la poderosa abadía benedictina de Cluny, Francia, que construyó hospitales y prioratos a lo largo de la ruta. Pronto se edificaron otros santuarios, tanto en España como en Francia, que concentraban cuatro rutas que partían de Tours, Vézelay, Le Puy y Arles.

Portico de la GLoriaCatedral de Santiago

.

LA  CATEDRAL   Y   LAS  RELIQUIAS

El primer santuario erigido por el rey Alfonso II se construyó sobre el emplazamiento de un altar romano dedicado a Júpiter. Al aumentar el número de  peregrinos, la iglesia se fue ampliando poco a poco. La catedral actual, cuyo interior es magnífico ejemplo de la iglesia románica para peregrinos, se comenzó a construir en 1075. Según el francés Aimery Picaud, probable autor de una guía para peregrinos del siglo XII, la catedral <<carece de defectos, está admirablemente construida, es grande, espaciosa, de dimensiones armoniosas y bien proporcionada en longitud, anchura y altura>>.

El incomparable Pórtico de la Gloria, tallado a finales del siglo XII, está situado detrás de la exuberante fachada barroca del siglo XVIII. El peregrino que entra por una puerta lateral se encuentra ante tres grandes porales esculpdos, con hileras de ángeles, apóstoles, profetas y personajes bíblicos. Muchos de ellos sostienen instrumentos musicales y rinden acatamiento a una figura sedente de Cristo en toda su majestad. Inmediatamente debajo se halla el propio Santiago, sentado en el árbol de Jesé, el árbol genealógico de Cristo (que se inicia en Jesé, padre de David). En el árbol se ven cinco depresiones causadas por el roce de los dedos de los peregrinos, que pasaban por él la mano antes de entrar en la nave de la catedral.

La estatua dorada de Santiago brilla como un faro sobre el altar mayor. A cada lado hay escaleras, por las que suben los pergrinos para abrazar la imagen por detrás. A veces resulta desconcertante ver un par de brazos que aparecen alrededor de su cuello durante los servicios. Por último, los peregrinos descienden por detrás del altar para contemplar el ataúd de plata que contiene los huesos del santo. A partir de entonces ya pueden llevar consigo la tradicional concha, emblema de su peregrinación a Santiago.

A finalesdel siglo XIX, al excavar una tuba situada tras el altar mayor, se encontraron los huesos de tres hombres. ¿Cuales de ellos pertenecián al santo, si es que alguno era suyo?.  La incógnita pareció resloverse al comprobarse que un fragmento de hueso conservado en la catedral de Pistoia (Italia), y considerado parte del cráneo de Santiago, encajaba en una de las tres calaveras encontradas en Compostela. En 1884, el papa León XIII confirmó la existencia de las reliquias, pero probablemente nunca se sabrá con seguridad si pertenecieron al apóstol, ya que  otras teorías parecen indicar que corresponden a un obispo mártir español.

.

LA FESTIVIDAD DE SANTIAGO

Los ciudadanos de Compostela y de las demás poblaciones de la zona celebran con gran fervor la fiesta de Santiago. Desde la víspera en la plaza del Obradoiro, frente a la catedral, se llena  del sonido de gaitas, tambores y grupos folclóricos  que reviven danzas tradicionales ante multitud de peregrinos y residentes. En la medianoche del 24 de julio en la plaza, se quema una mezquita de madera, en medio de aplausos, fuegos artificiales y más cánticos y danzas. El día de Santiago tine lugar el segundo momento culminante de las fiestas, cuando en la misa de la catedral se enciende el botafumeiro: es éste un gigantesco incensario manejado por ocho hombres que oscila a través de toda la nave, al que se le hace describir un inmenso arco que se dibuja desde el suelo hasta el techo.

La celebración es aún más solemne en los años jacobeos, cuando el día de Santiago cae en domingo. Los actuales peregrinos al igual que sus incontables predecesores habrán seguido la ruta más histórica de Europa occidental para llegar a su destino, aun cuando el origen de al ciudad y de las peregrinaciones continúe envuelto en el misterio.

.

.

El altar mayor de la catedral  es de plata, jaspe y alabastro.

Se construyó en 1672 y su pieza central es la estatua de madera de Santiago,

con capa de plata y joyas ornamentales.

.

.

El emblema distintivo de la peregrinación a Santiago es la concha,

que en otro tiempo fue símbolo de Venus, la diosa del amor. 

Nadie sabe cómo llegó a convertirse en emblema de los peregrinos,

pero desde el siglo XII viene apareciendo tallada en las iglesias del camino de Santiago.

¡ ULTREYA !

Ultreya, era el grito que lanzaban los peregrinos medievales al avistar las torres de la catedral compostelana desde la cúspide del cerro de Triacastela. No bastaba la ruta recorrida, no se conformaban los peregrinos con lo hecho, con lo ganado a pulso y a golpe de caminata y de piojos, ni con lo que la ciudad desplegada a sus pies les ofrecía. Tenían que ir más allá… Más allá de la indulgencia plenaria, más allá del jubileo (cuando había lugar a él), más allá del merecido descanso, más allá del horizonte dibujado por las cúpulas, cimborrios, chapiteles, atalayas y espadañas del enclave urbano más hermoso de la cristiandad ibérica .

Ir más allá de lo evidente, de lo patente, hurgar en la atiborrada trastienda del Camino de Santiago, buscar (y, a ser posible, encontrar heterodoxias en los cajones y rincones del almario de la ortodoxia, practicar liturgias y teurgias equívocas, departir con meigas, charlar con monjes giróvagos, trasnochar en compañía de templarios, jugar a los naipes del tarot con alquimistas, leer el libro del firmamento para descifrar sus letras, soñar con el Grial, mirarlo todo con las pupilas de aquel que en los molinos veía gigantes y ejércitos en los rebaños, y sobre todo, por supuesto, hacer camino al andar, que de eso, en definitiva, se trata y eso es también lo que, al alimón, compenetrándose, complementándose, nos sugieren la ortodoxia y la heterodoxia.”

– Historia mágica del camino de Santiago

– F. S. Dragó

.

-A. L. M. –

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s