LA FABULA DE KEOPS Y LOS HECHICEROS

Este texto es uno de los clásicos de la literatura del antiguo inperio egipcio, y, resumiéndolo dice lo siguiente:

Los tres principes, Kefrén,Vaufré y Hardedef, hijos de Keops,tratan de maravillar al padre con grandes hazañas de magos o hechiceros. . .

.

https://i1.wp.com/www.egipto.com/nefera/ojo.gifRELATO DE KEFRÉN, PRINCIPE HEREDERO

Un gran mago, al parecer llamado Ubaner, tenía una esposa que le traicionaba con un hombre de ciudad. Los amantes solían encontrarse en un quiosco de recreo que había en una isla situada en el centro de un hermoso lago.

Ubaner, enterado del comportamiento desleal de su esposa, decidió tomar ciertas medidas, y así, embrujó a un cocodrilo de cera, el cual se convirtió en un cocodrilo auténtico, que recibió el encargo de atrapar al amante de la pérfida esposa.

Así lo hizo el cocodrilo; atrapó entre sus fauces al infame y lo arrastró al fondo del lago, donde lo retuvo durante siete días.

Enterado de esto el rey Keops, quiso conocer al cocodrilo en cuestión, lo hizo convertir otra vez en cera, se lo quedó, y le dio a su amo una recompensa a su talento.

.

https://i1.wp.com/www.egipto.com/nefera/ojo.gifEL CUENTO DE BAUFRÉ, RELATO DEL SEGUNDO PRINCIPE

Erase un hombre joven que sufria de tedio y para curarse de tan fastidioso mal pidió consejo a un brujo que hacia encantamientos. El tal brujo recomendó al joven aburrido que se procurara un barco y navegara con el por el lago, acompañado de las veinte doncellas más hermosas y alegres de su harén.

Así lo hizo el aburrido personaje, y las bellas doncellas le condujeron a los floridos rincones del cañaveral y a las islas más hermosas del lago en cuestión (cuyo nombre no se menciona). Las doncellas eran las encargadas de remar, lo que hacian utilizando remos de ébano incrustados en oro. El joven comenzaba a regocijarse, presentía la desaparición de buena parte de su aburrimiento cuando, de repente, una de las jóvenes, precisamente la que estaba encargada de guiar la embarcación, dejó de remar, consternada porque le había caído al agua un adorno de malaquita en forma de pez que llevaba sujetando su hermoso cabello.

El joven, para consolar a la doncella, quiso obsequiarla con otro prendedor parecido, e incluso mejor, pero la doncella le replicó al melancólico caballero con el refrán egipcio muy conocido que dice así:  – Para cocinar quiero mi cacerola -.

El joven insistió pero no hubo manera de contentar y ni siquiera de consolar a la doncella, así que fue necesario recurrir a los servicios del brujo.

Este llegó al lugar del desastre, y ni corto ni perezoso procedió a las actividades necesarias para recuperar el adorno de malaquita, levantó el agua del lago doblándola como una colcha, recogió del fondo el adorno de malaquita, y volvió a colocar el agua en su sitio tal cual estaba antes de la operación de recuperación de la prenda ansiada.

El joven recompensó al brujo hechicero, y por su parte, el rey Keops hizo lo mismo enviándole un partel, un jarro de cerveza y una medida de incienso.

.

.

https://i1.wp.com/www.egipto.com/nefera/ojo.gifEL CUENTO DE HARDEDEF, CONTADO POR EL TERCER PRINCIPE

Había un brujo llamado Dedí, un viejo cuya edad al parecer sobrepasaba los ciento diez años, que tenía la no poco extraordinaria facultad de poder pegar una cabeza cortada al cuerpo del cual había sido separada.

Mucha magia era ésta, y Keops, naturalmente lleno de curiosisdad y no menos incredulidad, ordenó a Hardedef que fuese en busca del brujo Dedí  y lo condujera a la cámara real,  donde su habilidad sería convenientemente puesta a prueba.

Llegado el brujo a la cámara real, Keops tuvo la inicial y nada simpática idea de ordenar que le fuese cortada la cabeza a uno de sus numerosos prisioneros, pero el brujo, según se cuenta, rechazó la propuesta con esta frase por demás humanitaria pero chocante en un brujo:

– ¡Oh,no!, ¡No con un hombre que forma parte del rebaño venerable!

Convencido Keops, ordenó entonces que trajeran una oca, a lacual le fue cortada sin dilación la cabeza. Hecho esto, el brujo Dedí se puso a a hacer sus preces y oraciones diversas, y, mientras así lo hacía, sucedió que la cabeza y el cuerpo de la oca se fueron aproximando una al otro hasta que, finalmente, en efecto, la cabeza del animal volvió a quedar colocada en su sitio. Como manifestación de alegria, la oca graznó sonoramente ante el maravillado Keops.

Este, como buen monarca, no se fiaba de nadie, ni siquiera de lo que aparentemente ocurria ante sus propios ojos y, por tanto, podía ser considerado como verdad. Para mejor convencerse, pues, ordenó que Dedí repitiera el encantamiento, lo cual hizo el brujo, primero con un pato y luego con un toro.

No es de sorprender que Keops quedara maravillado ante estos milagros, y, por supuesto (y esto escapa ya de la argumentación de los tres cuentos), decidió obtener provecho de las fantásticas habilidades del brujo, al cual pidió que le dijera el secreto de la cerradura del templo de Thot, para tomar modelo de la misma convistas a utilizarlo para cerrar la entrada de su pirámide.

Dedí replicó que no conocía el secreto, el cual se hallaba encerrado en un cofre de piedra instalado en el santuario de Ra, en Heliópolis.

– Y no seré yo  – se apresuró a aclarar el brujo –  quien traerá ese secreto, sino el primer de los tres niños que nacerán de Ra-Dedet.

–  ¿ Quién es Ra-Dedet ? – inquirió el monarca.

– Es la esposa de un sacerdote de Ra, en Heliópolis. Ra-Dedet ha concebido hijos del propio Ra y parirá tres hijos que reinarán los tres sobre todo Egipto.

– ¿ Y quiénes serán esos tres reyes ? – se espantó Keops ante la profecía que le parecía de mal presagio para él.

– Tu hijo, su hijo, y el primero de los tres.

Lo cual una vez analizado, al parecer quería decir:  Tu hijo Kefrén, su hijo Micerino, y el primero de los hijos de Ra-Dedet.

https://i1.wp.com/www.egipto.com/nefera/ojo.gifEste es un enigma digno de estudio para los amantes de las pirámides, de la historia, y de la literatura hermética.

Podemos ampliar el enigma preguntándonos qué quiso decir exactamene el brujo Dedí cuando, al referirse a una persona, dijo que formaba parte del rebaño venerable.

Anuncios

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s