♥ LA CASA DE LAS GEISHAS ♥

paisaje20aguaqj1

Letra E de Estilo Japonésn la sociedad japonesa las mujeres de ayer y de hoy, desde el día de su boda saben que sus relaciones con sus esposos se ven amenazadas por otras mujeres que han elegido otra manera de vivir, tan antigua como el porpio matrimonio : ” las mujeres que son las compañeras de los hombres”,  pero no sus esposas.

Estas mujeres son las Geishas.

La Casa de las Geishas (o-chaya) tíenen una elegancia propia, porque son casas de damas. Un hombre no pude entrar sencillamente en ella. Para ello es preciso una previa presentación.

Tampoco las casas de geishas son hoteles. Generalmente la geisha no duerme en ella.

Es un lugar de diversión para hombres y mujeres. No existe ninguna familiaridad ilícita con el hombre.

La geisha se sienta muy cerca del hombre a quien sirve, quizá presionándole el costado con la rodilla, y de vez en cuando le puede tocar la mano juguetonamente, pero nada más.

tumblr_lsroifRszT1qj24auo1_250

Letra E de Estilo Japonésl  rostro de la geisha está bellamente maquillado y bajo el kimono y el pesado obi lleva varias capas de vestiduras, por lo que su cuerpo resulta algo inaccesible.

Siempre se ha dicho de la geisha que es una conversadora inteligente y bien entranada, se acomoda con su conversación al invitado y la charla puede ser completamente correcta o totalmente atrevida. Las geishas estan muy bien entrenadas en el arte de agradar.

La palabra geisha significa artista y muchas de ellas son artistas de la danza. El canto y el tocar un instrumento músical, generalmente el shamisen , es grato de escuchar pero el baile, los suaves y graciosos movimientos, los aleteos de las largas mangas de los kimonos y de los abanicos hacen que te sientas atrapado en una atmósfera placentera.

Estos bailes no son nunca voluptuosos como lo son muchos bailes occidentales. Lo suyo son bailes estilizados tomados quizá de las representaciones , o por lo menos adaptados de ellas. Son bellos, pero llenos de dignidad. Las geishas jovenes, llamadas maiko, bailan por lo general con cierta algarabía.

 Una aprendiza de geisha, es a veces, hija de una geisha, aunque con frecuencia se trata de una huerfana o de una muchacha que sencillamente prefiere esta vida y que es entrenada durante cuatro años para sufrir luego unos exámenes en la <<Unión de Geishas >>.

Después de ser aprobada, se encuentra en disposición de pasar lo que con un gracioso eufemismo se denomina <<ceremonia de la graduación >>. El rito es llevado a cabo generalmente por un acaudalado conocedor, aunque a la muchacha se le concede el derecho de elegirlo entre los candidatos siempre presentes.

japonesa3sd2vd0

Letra E de Estilo Japonésxiste una diferencia real entre una geisha y una porstituta, aunque ocasionalmente aquella puede convertirse en esta. Si la geisha acepta la protección de un hombre es, por lo general, para convertise en su querida. Incluso puede llegar a ser tambien su esposa.

Hoy la geisha, ha recobrado su antigua dignidad, después de haber sufrido cierto envilecimiento en tiempos pasados.

Generalmente, las geishas no se ganan la vida concediendo favores sexuales, pero como tíenen que gastar mucho dinero en vestidos ( kimonos), ya que ha de ir con predas bellas y costosas, a veces, para pagar sus deudas, se ve obligada a aceptar los requerimientos de un hombre, que en otra ocasión no habría aceptado.

Ha habído en el Japón siempre mucho romanticísmo acerca de las geishas. Después de todo , eran las mujeres con las que los hombres podían comunicarse. Los matrimonios eran asuntos familiares. Una esposa podía dar los deseados y necesarios hijos, sin que por ello se convirtiéra en una confidente o ni siquiera en una amiga. Los gestos y la conversación de una esposa están conforamdos por la tradición.

La libertad de comunicación de una geisha ofrece posibilidades más emocionantes, o al menos así lo parece.

A través de los siglos, antes de su encuentro con hombres de otras culturas, la mujer japonesa no había conocido mas hombre que el japones. Había tomado como una cosa corriente su sujeción a él. Solamente tenía dos alternativas en sus relaciones con  el varon; ser esposa o geisha. Si elegía lo primero  se convertía en madre de los hijos del marido y era la guardiana del hogar. La casa era su heredad, pero el hombre era el dueño absoluto del hogar.

De elgir la otra alternativa, renunciaba a la seguridad de ser esposa y  tener un hogar y se convertia en geisha  en el plano mas superior y en prostituta en el más inferior. Porque tanto la geisha como la prostituta carecían de seguridad y las dos ocupan su lugar en el esquema de las cosas del hombre.

La prostituta necesita solamente poseer una adaptación sexual, en tanto que la geisha precisa ser educada para convertirse en la compañera intelectual de los hombres intelectuales y la compañera en arte de los hombres dotados de talento artístico. Tenía, por consiguiente que ser culta y entender en arte. Esta educación solamente podía ser consegida por mujeres debidamente dotadas y en forma tan acusada que muchas geishas se hacían famosas por su propio esfuerzo.

florabellegeisha1-155ca95

Letra L de Estilo Japonésas geishas no reicibían a los hombres en su casa. Servían de entretenimiento en los lugares donde los hombres se reunían, y allí, por medio de la conversación y de la música, – tanto bucal como instrumental -, con  atenciones delicas y nunca groseramente sexuales, hacían pasar el tiempo agradablemente  y amenudo de una manera encantadora, porque su habilidad de sugerir románticas posibilidades entre el hombres y la mujer formaba y forma pare de su educación.

Si estrechaba las relaciones con algún hombre, era sólo por voluntad de ella y el hombre debía establecer a la mujer en una casa separada. A veces incluso se casaba con ella, aunque este final no fuera una cosa esperada. Las historias de amor romántico en el Japón, se centran en la unión de una geisha con su enamorado.

Una geisha si se decide a aceptar un hombre, le obliga a firmar un contrato en el que se especifica que atenderá sus necesidades por el tiempo que esta ayuda a de durar. A veces, se da también el caso de que la geisha se enamore y se entregue sin contrato, pero en este caso ella será la que pague las consecuencias.

La verdadera geisha no es un juguete sexual para el hombre buscador de sensaciónes, sea japonés u occidental. Es la <<otra mujer >> tan odiada por la que se queda sentada en su hogar esperando, pero que dispone de un carnet profesional, que ha estudiado mucho y ha sufrido exámenes para alcanzar la posición que ocupa. Posee también mayores aptitudes para destacar en el arte, y siempre divertirá a sus clientes dentro de sus << estabelcimientos legales de geishas>>.

En la actualidad los locales de geishas se conservan principalmente para los turistas o para los empleados japoneses de más de cincuenta años, aunque siguen  teniendo todavía atracción para los hombres más jovenes. Puede que dentro de algunos años las geishas desaparezcan porque los gustos de los japoneses estan cambiando pero la geisha para los occidentales siempre  será esa musa silenciosa rodeada de misterio, aquella que ama como jamás llegará a amar en la realidad.

il_570xN.247344657

– Gente del Japon –

Pearl S. Buck

Anuncios

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s