MAS TERRIBLE QUE LA MUERTE

Imagen

.

scroll10.

El rey Carlos, octavo de ese nombre, envió a Alemania a un caballero llamado Bernage, señor de Sivray, cera de Amboise. El cual, para cumplir su misión con  mayor diligencia, no dejaba de hacer camino de día ni de noche; de modo que una tarde, ya al oscurecer, llegó al castillo de un noble, donde solicitó alojamiento. Pero le costaba mucho conseguirlo.

Sin embargo, cuando el castellano se enteró de que se trataba de un servidor de tal rey, se presentó ante él y le pidió que excusara la grosería de sus criados, pues, por culpa de unos parientes de su esposa, que le querían mal, se veía en la necesidad de tener su casa cerrada de aquel modo.

Entonces , el dicho Bernage le contó cuál era el motivo de su encargo, y el castellano, al saberlo, se ofreció para servir en lo que fuera al rey su señor, y condujo al  viajero hasta sus habitaciones, donde le hospedó y agasajó con todos los honores.

Como ya era la hora de cenar, el noble le llevó a su hermoso salón adornado con bellísimos tapices. Y cuando las viandas estuvieron en la mesa, el caballero, vio salir por detrás de un tapiz a una mujer, que era la más bella que nunca pudo contemplar; pero que llevaba la cabeza rapada del todo y el cuerpo enteramente vestido de negro, a la moda alemana. Despés de que el castellano se lavó las manos, lo mismo que el señor de  Bernage, llevaron el agua a la dama, que se lavó también, luego fue a sentarse en un extremo de la mesa; todo ello sin hablar a nadie, ni nadie a ella.

El señor de Bernage la miró muchas veces, y le hubiera parecido una de las damas más hermosas que había visto nunca, de no tener el rostro tan pálido y el continente bien triste. Después de que hubo comido un poco, pidió de beber; y un servidor le llevó una copa por demás singular, porque era una cabeza de muerto, cuyos ojos parecian bocales de plata. Y en  ella bebió dos o tres veces. Después de cenar y de pedir que lavaran sus manos, la dama hizo una reverencia al señor de la casa y volvió a marcharse por detrás del tapiz, siempre sin hablar con nadie.

Bernage quedó espantado al contemplar suceso tan estraordinario, y se puso muy triste y pensativo. Dándose cuenta el castellano, le dijo;

<< Ya veo que os asombra lo que habéis visto en esta mesa; peo como advierto que sois hombre honrado, no os celaré lo que sucede, para qe no penséis que me porto con tanta crueldad  sin bastante motivo. Esa dama que habéis visto es mi esposa, a la que amé más que cualquier hombre pudo amar nunca a una mujer. Tanto, que para casarme con ella deseché todo temor y la traje aquí a pesar de su familia, porque ella también me mostraba tantas señales de amor que hubiera arriesgado mil vidas por tenerla en mi casa con gran contento suyo y mío. Y aquí vivimos un tiempo con tal gusto y reposo que me tenía por el más felíz caballero de toda la Cristiandad>>.

<<Pero durante un viaje que tuve que hacer, porque mi honor me obligaba, ella se olvidó enteramente del suyo, de su conciencia y del amor que me había tenido, pues se enamoró de un joven caballero que yo tenía al servivio de mi casa. De ello me dí cuenta poco después de  mi regreso, pero el amor que me inspiraba era demasiado grande para desconfiar de ella. Hasta que, por último, la prueba apareció ante mis ojos y vi lo que me daba más miedo que la muerte. Entonces, el amor que le tenía se convitió en furor y desespero.>>.

<<Tanto la vigilaba, que un día, fingiendo salir del castillo, me escondí en una cámara, la misma donde permanece desde entonces. A ella se retiró poco después de mi partida, y en seguida mandó que fuese el joven caballero, a quien vi entrar con una confianza que sólo a mí me correspondía. Cuando le vi dispuesto a subir al lecho para ponerse junto a ella, salí de mi escondite, la sorprendí entre sus brazos, y allí mísmo le maté>>.

<<Como el crimen de mi esposa me parecía tan grande que una muerte no bastaba para castigarlo, la condené a una pena que estimo más terrible que la muerte; y fue encerrarla en la misma cámara adonde se retiraba para gozar sus delicias en compañía del que amaba más que a mí. En ese cuarto, dentro de un armario, he metido los huesos de su amante, dispuesto como se muestra algo precioso en un salón. Además, para que ella no olvide lo sucedido al beber ni al comer, cuando está a la mesa hago que se sirva, en vez de copa, de la calavera de aque malvado>>.

<< Y todo ello delante de mí, a fin de que vea vivo a quien con su crimen convirtió en mortal enemigo, y muerto por su amor a aquel cuya amistad prefirió a la mía. Así, al comer y al cenar, la culpable ve las dos cosas que más deben desplacerle; el enemigo vivo, y el amigo muerto. Y todo por su pecado. Ahora ya la trato lo mismo que a mí, pero hago que vaya rapada, pues el arreglo de los cabellos no le corresponde a la adúltera, como tampoco el velo a la impúdica; de ese modo, con la cabeza rapada, muestra que perdió el honor de la fidelidad y de la pudicia. Si os place verla  y queréis tomaros la molestia, os llevaré con ella>>.

Bernage lo hizo de buen gado, ambos se fueron al pisode abajo, y la encontraron en una cámara muy hermosa y a solsas, sentada ante el fuego. El castellano, apartó una cortina que encubría un gran armario, donde aparecíeron colgados los huesos de un hombre muerto. Bernage sentia grandes deseos de hablar con la dama; pero, por miedo al marido,no se atrevió. El gentilhombre, que se dio cuenta, le  dijo:

<<Si os place decirle algo, veréis qué gracia es la suya y cuátas palabras tiene>>.

Entonces dijo Bernage:

<<Señora, vuestra paciencia iguale a vuestro tormento. Os tengo por la mujer más desgraciada del mudo>>.

La dama, con lágrimas en los ojos y una gentileza tan humilde que no podía ser mayor, le dijo:

<<Caballero, confieso que mi culpa es tan grande que todos los castigos que me quiso infligir el señor de esta casa – pues no soy digna de darle el nombre de marido – no bastan para rescatar mi remordimiento por haberle ofendido>>>.

Al decir esto se había puesto a llorar desconsoladamene. El castellano cogió a Bernage del brazo y se lo llevó. Al día siguiente por la mañana partió el caballero para cumplir con la misión que el rey le había confiado. Sin embargo, al despedirse del castellano no pudo contenerse y le dijo:

<<Caballero, el amor que os tengo y el honor y privanza que me habéis dispensado en vuesra casa, me obligan a deciros que, visto el grande arrepentimiento de vuestra esposa, creo que debíais usar con ella de más misericordia. Pensad también que todavía sosis joven y que no tenéis ningún hijo; y que sería una gran lástima perder esta hermosisima mansión, que quizá heredarán quienes no os amam>>.

El gentilhombre, aunque había determinado no hablar jamás con su mujer, meditó mucho las palabras del señor de Bernage, y al  fin reconoció que decía verdad. Entonces le prometió que, si ella perseveraba en su humildad,quizá algún día se apiadase de ella.

Después de lo cual, Bernage se fue a cumplir su encargo. Y cuando volvió ante el rey, su señor, le dio extensa cuenta de todo lo relacionado, lo que el rey encontró como quería. Luego, entre otras cosas, como tanto le había hablado de la belleza de la dama, envió a su pintor, llamado Jehan de París, para que la retratara copiando de lo vivo, lo que él hizo, después de conseguir permiso del marido.

El castellano, pasada una larga penitencia, llevado por el deseo de tener hijos, y por la lástima que le daba su mujer, que con tan grande humildad soportó su penitencia, volvió a recibirla con él, y más tarde tuvo con ella muchos y hermosos hijos.

.

scroll10

.

– Margarita de Valois, Reina de Navarra –

(1492 – 15499)13285456-ilustracion-de-la-linea-de-plumas-de-decisiones-sobre-fondo-blanco

Anuncios

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s