EL BAILE DE LAS BRUJAS

.
EL BAILE DE LAS BRUJAS
Los participantes de muchos aquelarres practicaban un tipo de danza serpentina, en curioso e innegable simbolismo intuido de homenaje a la figura de reptil que fué, dede siempre, cuidador guardador de los secretos más profundos del conocimiento.
Significativamente, esta danza se convertía, por encuentro y enlace de sus dos extremos – el Orobuouro, la serpiente quese muerde la cola- en corro danzante, en circulo que habría de moverse hasta el paroxismo, cada vez más frenético, en la dirección contraria al sol y teniendo como centro al oficiante diabólico.
Cuentan los mas afanados exégetas de infernal aquelarre que la danza terminaba en una orgía sexual en la que nada se respetaba, ni siquiera la separación de sexos. Y añaden que a menudo, en esas bacanales eróticas se concebian hijos, que serían traídos a la reunión recién paridos, para ser sacrificados cruelmente y contribuir con sus tiernas mantecas a la confección de pócimas y mejunjes con los que las brujas y brujos fabricarían luego sus hechízos diabólicos.
Aunque se cree que esta descripción de horror y asco hasta la naucea fué dada por inquisidores, jueces, fiscales y familiares destinadas a disuadir ingenuamente a quienes pudieran sentir la tentación de seguir la senda brujeril. Se trtaba, sobre todo, de fomentar la castidad y atemorizar a toda costa el libre uso del sexo que seguramente, formaba parte sustancial del rito contestatario de las brujas y los brujos.
Las entregas alocadas al placer amorso, libres de los tabúes impuestos desde aquella utoridad para los brujos y brujas significaban una rebelión decidida, practicada en la promiscuidad secreta del aquelarre.
Tales exparcimietos, que tendrían que esconderse de la mirada acusadora de un pueblo normalmente condicinado por siglos enteros de dependencia, eran los últimos coletazos inconscientes de una religión del amor que tuvo sus momentos de gloria en las bacanales, mistéricas, en las fiestas dionisícas y en la hilaria de los cultos a Attis y Cibéles.
No olvidemos, en este sentido, que esa celebración tan corriente del aquelarre en la noche de los viernes, aunque fué reiteradamente dicho  por los cazadores de brujas que lo celebraban en ese día porque en viernes murió Cristo en la cruz, tíene un segundo y más importante significadio, si recordamos que antes de ser impuesto como día el luto cristico por los concilios, el viernes era el día tradicionalmente consagrado a Venus y que Venus era la representación del amor humano.
.
.
.

BAILADEROS DE BRUJAS EN LAS ISLAS CANARIAS
.
Los bailaderos de las brujas es como se le donomia en las Islas Canarias a los lugares donde se celebran los aquelarres y a ningúm campesino se le escapa los distintos sitios donde se celebran desde siempre, y aún hoy, le tienen respeto y su poquito de miedo, incluso los hay que, al atravesarlos rezan un conjuro que reza así : << Cruz, perro maldito, vete a la mar cuajada a jervér>>.
Según las creencias mas o menos presente en  la mente de todos los isleños, las brujas, después de la danza sabática, se lanzaban ladera a bajo, para darse un chapuzón rituál, en las olas costeras, purificandose en un sentido satánico.
Este ritual es paralelo, sin duda, a los mágicos chapuzónes de las mujeres sanjuaneras, baño rituál preñado de sentidos bautismales, que es el rito  primero de tantas formas religiosas iniciáticas en el contexto del setnimiento transcendental universal.
La tradición brujeril en las islas cuenta que en un pueblo las gentes aseguraban haber visto en noches señaladas de luna llena el resplandor de teas y las sombras de los anchos sombreros de las brujas, que bailaban en una era cercana, al son de canciones como ésta: << Todas venimos, todas estamos, pá jasé lo que mande, el señor (diablo) nuestro amo >>.
En la memoria de algunas ciudades también está muy presente los bailes de las brujas, para propipciar maleficios, donde al parecer se reunían, para luego volar todas juntas al lugar del aquelarre. En algunos caminos existen paredes o muros que dicen que al bailar las brujas con el diablo sobre ellos quedaron derribados y al intertar reconstruirlos, venía el demonio a desrribarlos otra vez.
Las Islas mayores son las de mayor númro de lugares supuestamente sabáticos. Y existen numerosos sitios con tradición de bailaderos de brujas. Entorno a todos estos enclaves tradicionalmente frecuentados por las brujas, los campesinos han tratado de defenderse secularmente del peligro que suponía encontrarse con ellas, ya que el encontrarte con las brujas era seguro de una paliza, vapuleos, manteos, magulladuras y hasta a menudo, a servir simplemente como centro de un corro que se dedicaba a bailar  y  a cantarle canciones obscenas y diabóllicas al.
La defensa, como en cualquier otra parte, consistía en conjuros como alguno de los que hemos reseñado ó alguno como estre otro que insiste en la figura universal del gallo como ahuyentador de maleficios: <<Canta el gallo blanco, cal y canto. Canta el gallo rubio, cal y entrullo. Canta el gallo negro, ¡ ijuriál pál infierno !.
También el cuchillo canario se convierte en un talismán o amuleto con el que puede combatirse con exito al acción de las brujas. El conjuro practicado en las islas consiste en trazar un circulo o una cruz en el suelo y clavar en el centro el cuchillo. Cuando se hace tal cosa al paso de alguien con quien uno se encuentra de noche, si es una bruja – como si son varias -, queda <<clavada>> y no podrá moverse de allí hasta que salga el sol. Y si la bruja se ha transformado en animal, que es cosa corriente, en el momento de la amacecida comprobará su vuelta a su forma originaria humana y  la comprobación de su naturaleza diabólica.
Los bailes de brujas, todavía perviven en nuestra geografía, lugares con nombres alusivos a esos supuestos encuentros de mujeres(brujas) que danzaban y cantaban por nuestras playas y montes (Cuatro Puertas en Gran Canria ,El Bailadero en Tenerife, El Llano de las Brujas en LaPalma,… etc.).
Las palmadas y las patadas en el suelo formaban parte dealgunos rituales de magia amatoria y de conjuro de males.
Las oraciones, producto del sincretismo religioso, son sumamente utilizadas también para conjurar maleficios, males de ojo, y también,cómo no, para amarres de parejas. Las más comunes son a Santa Marta, a San Silvestre o a las ánimas del purgatorio.Y finalmente, las hierbas, plantas, minerales, cualquier elemento que tuviese poder de sanación era utilizado por las supuestas brujas con fines terapéuticos. Quizás ha sido este conocimiento el que más ha pervivido en las Islas Canarias hasta la actualidad y el que se ha transmitido de generación en generación y ha sido aprovechado por nuestras modernas sanadoras, curanderas y santiguadoras. .
.
Anuncios

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s