EL MUNDO ONÍRICO DE LOS SUEÑOS

.

El sueño fue en la  Antiguedad una incógnita más de cuantas rodeaban al ser humano. En un primer momento, la aproximación del  hombre griego al fenómeno onírico debió plasmarse en la  tradiciónoral, basada en la experiencia práctica e influenciada por corrientes orientales (caldeos).

Las fuentes antiguas confirman un conocimiento muy difundido a nivel popular, juzgándose el sueño como el vehículo idóneo para la expresión de la voluntad divina, realizándose a su vez la interpretación de las visiones portadoras de un mensaje  alegórico. Creencias muy arraigadas que perdurarán durante siglos hasta la  etapa bizantina.

Simultáneamente discurrirá paralela una corriente que abordará el sueño desde un análisis más racional, gracias a los representantes de una clase intelectual, defensora del espíritu de la ilustración griega.

.

  ANÁSLISIS   DE   LOS   SUEÑOS

7fd97-barraseparadora

Según experimentos realizados en laboratorio, todos soñamos, a pesar de no recordar siempre nuestro sueños.

Ello se debe a que las imágenes que se depositan en nuestro cerebro son generalmente débiles e imprecisas, salvo en el caso de sueños impactantes, sean de tipo profético, angustioso, compensatorio, etc. .

El psicoanálisis relaciona los sueños con nuestra propia personoalidad. Las imágenes a que dan lugar, tienen un carácter simbólico.

Dicha escuela psicológica considera los sueños como una emanación de la parte oculta del alma humana, es decir, del subconsciente.

Ciertos impulsos y deseos no afloran al exterior, porque serían censurados por el individuo. De ahí que aprovechen el sueño para asomarse  a la conciencia.

Para Freud (padre del psicoanálisis), el sueño no es más que “la realización simbólica de un deseo”. Por tanto, cada elemento onírico tiene su correspondiente explicación y justificación.

Desgraciadamente, Freud limita los motivos de la coducta humana a una serie de impulsos sexuales.

Jung, más profundo y místico que su maestro, va más allá de esta explicación tan simplista. Para él, en el inconsciente caben recuerdos personales y experiencias “prenatales”, que éste toma del inconsciente colectivo, de la memoria genética de la humanidad.

Por ese motivo, nuestros sueños trascienden la mera realización de implusos reprimidos.

Ya desde la antigüedad se habla de sueños proféticos y adivinatorios.

Así mismo, la tradición esotérica afirma que el espíritu, liberador de las ataduras del cuerpo físico durante el sueño, entra en contacto con el más allá, de donde regresa al despertar, trayendo consigo imágenes de sucesos por venir, o de experiencias vinculadas a previas encarnaciones, o de mundos visitados. . .

Muchos de tales acontecimientos se disfrazan bajo símbolos. De ahí que se recurra a determinadas técnicas de interpretación esotéricas u ocultistas (Kábala, Tarot, etc.). El sueño del faraón egipcio, interpretado por José, constituye un ejemplo clásico.

Mediúms, oráculos, sibílas, profetas, santos. . . han sido protagonistas de sueños proféticos, de contactos con el más allá.

Un mismo suño puede adoptar significados distintos según la personalidad del soñador. Por tanto, ningún listado de símbolos debe ser tomado al pie de la letra, puesto que recoge la interpretación genérica que cada pueblo atribuye a sus conceptos más destacables.

Según Max Heindel (fundador de la Fraternidad Rosacruz), cuando el cuerpo de deseos ( o astral) no se desdobla totalmente del cuerpo físico, y se relaciona sólo parcialmente con el cuerpo vital (vehículo de la percepción y la memoria), las escenas y acciones del mundo astral llegan a la conciencia física como en sueños confusos, porque la percepción y la memoria se han conexionado de modo borroso con el cuerpo de deseos.

.

Así pues, los sueños  serían:

a)  Viajes al más allá o visitas al pasado (recuerdos de vidas anteriores, contactos con el mundo astral, con otras dimensiones suprafísicas o con mundos distintos del nuestro. . .). Aquí caben también los sueños proféticos, dado que desde el astral podrémos ver igualmente el futuro y tener acceso a conocimientos relevantes e informaciones útiles.

El inconsciente almacena también recuerdos e instintos atávicos.

b)  Compensación de nuestras diferencias actuales (el hambriento sueña con mesas repletas de manjares).

c)  Satisfacción de impulsos y deseos reprimidos, de temores y complejos, de frustraciones de la vida diaria. . .

Durante el sueño, nuestra personalidad se manifiesta como es, porque desaparece la censura del yo consciente. En consecuencia, resurgen miedos, problemas, conflictos internos, complejos, “monstruos”,  etc., refugiados en lo más profundo de nuestra psique.

.

Existen numerosos tratados de interpretación onírica. Dichos libros exponen reglas prácticas para acceder a su verdadero sentido. Como curiosidad, aquí se aporta, los significados de los diversos colores, según los recoge Thebes en su obra La verdadera clave de la interpretación de los sueños:

Amarillo brillante: concupiscencia, ostentación.

Amarillo claro: materialismo, aprensiones.

Azul claro: protección, favores recibidos.

Azul oscuro: autoridad.

Blanco: alegria, reposo.

Blanco y negro: misiones importantes.

Blanco y rojo: Calumnia y venganza.

Celeste: longevidad.

Indigo: beneficios, volubilidad, salud delicada.

Marrón: malignidad, mala circulación sanguinea.

Naranja: felicidad, amor, salud.

Negro: luto, ideas nefastas.

Piedras blancas: tranquilidad.

Rojo claro: amenazas inútiles.

Rojo oscuro: proyectos culpables.

Verde claro: sinceridad.

Verde oscuro: insidias y calumnias.

Violeta pálido: potencia, elevación espiritual.

Violeta oscuro: sensualidad reprimida.

.

768.

EJERCICIOS MENTALES PARA RECORDAR LOS SUEÑOS

7fd97-barraseparadora

La gente varía mucho en cuánto a la forma de recordar sus sueños. Quizás la mayor razón y más importante del por qué la gente olvida sus sueños, es que ellos no le dan importancia.

La cultura occidental no observa los sueños de una forma especial. Esto es lo malo con respecto a como la mayoría de los Sueños ocurren al final del ciclo durmiente y se interrumpen frecuentemente, y las prisas en levantarse para dedicarse a sus ocupaciones, les impide pensar sobre sus sueños durante la mañana.

Es aconsejable dedicar algunos momentos de reflexión al despertarse:  Permanecer tranquilo en la cama, con los ojos cerrados, y el cuerpo relajado. Después, preguntarse:  ¿Qué era exactamente lo que estaba soñando?  Al principio puede recordarse sólo un pasaje o a recordar las propias imágenes nocturnas; si se ha pasado toda la vida ignorando los sueños es posible que haya que dedicar muchos días sólo para empezar a recordarlos.

Un buen consejo:  Irse a la cama con la cabeza despejada; el estar demasiado cansado puede nublar la memoria a la mañana. Además, se ha demostrado que dándole a la memoria el tiempo necesario para que busque, pueden reconstruirse secuencias.

El recuerdo del sueño puede entrenarse, intentando pensar durante algún tiempo acerca de todo lo qué se ha soñado antes de levantarse y escribiéndolo seguidamente.

Los sueños son un lenguaje simbólico que emana de las profundidades de nuestro ser más profundo; la práctica de tomarse el tiempo necesario para pensar en ellos y en su posible mensaje puede darnos un mayor conocimiento de nosotros mismos.

Recordar sus sueños requerirá algún esfuerzo de su parte. Pero lo qué sus sueños pueden aportarle y contarle sobre usted mismo, bien lo amerita.

.

SUGERENCIAS PARA AYUDAR A RECORDAR LOS SUEÑOS

7fd97-barraseparadora

Antes de ir a la cama, tenga la mente clara. Digase a usted mismo: “Recordaré mi sueño cuando despierte”. Esta es realmente una manera probada y efectiva para ayudar a recordar los sueños. El tener demasiados pensamientos en su mente puede distraerle y evitar que recuerde su sueño en la mañana.

– Acuéstese y levántese a horas regulares. Hágalo una rutina. Irse a la cama y despertar a una hora regular todos los días ayuda en el recuerdo del sueño.

– Evite el consumo de alcohol y medicinas antes de ir a la cama. Pueden impedir que recuerde su sueño. Comer alimentos pesados cerca de la hora de acostarse también puede desviar recursos corporales lejos del cerebro y evitar el recuerdo del sueño.

– Guarde un lápiz/cuaderno o grabadora cerca a su cama para que esté a su alcance tan pronto como despierte. Mantener una lámpara cerca de la cama es también una buena idea por si despierta en medio de la noche y quiere registrar su sueño inmediatamente.

– Registre su sueño inmediatamente. Hágalo un hábito de primera hora al despertar. Hablar de sus sueños a amigos o participando en foros y charlas también puede ayudarle a recordar detalles.

.

90bb450f.

SUEÑOS LUCIDOS Ó CONSCIENTES

7fd97-barraseparadora

Los sueños conscientes ocurren cuando el soñante se da cuenta que sueña en medio de su sueño. La mayoría de los soñantes se despiertan una vez que se dan cuenta que sólo están soñando. Otros soñantes han desarrollado la habilidad de permanecer en el estado consciente de soñar. Pueden incluso llegar a ser participantes activos en su sueño, tomar decisiones en sus sueños e influir en el resultado de su sueño sin despertar.

Las leyes de la física y las de la sociedad se derogan en los sueños. Los límites sólo son los de tu imaginación. Se desperdicia mucho el potencial de sueños porque las personas no reconocen que sueñan.

Cuando no estamos lúcidos en un sueño, pensamos y nos comportamos como si estuviéramos despiertos en realidad. Esto puede llevar a frustración vana, confusión y desperdicio de energía, y en mucho peor caso, pesadillas espantosas. Nuestro esfuerzo por dar un resultado así ansiedad sueña con fechas tope, exámenes que se olvidan, perdidas de cualquier manera, y así sucesivamente.

Los sueños de Ansiedad y las pesadillas se pueden superar gracias al sueño lucido, porque si sabes que sueñas, no tienes nada que temer. Las imágenes del sueño no pueden herirte. Los sueños lúcidos, además te ayudan a llevar tus sueños en direcciones que te satisfagan, disfrutar aventuras fantásticas, y superar pesadillas, pueden ser herramientas valiosas para tener éxito en tu vida despierta.

Los soñadores lúcidos pueden emplear deliberadamente el potencial natural de la creatividad para resolver problemas e inspiración artística. Atletas, ejecutantes, o alguien que da presentaciones puede preparar, practicar y pulir sus ejecuciones mientras duermen. Esto es sólo una de las muchas maneras en la que el sueño lucido puede ser empleado para mejorar sus vidas.

Hay varios métodos de inducir los Sueños lúcidos. El primer paso, indiferente del método, está en desarrollar tus cualidades para recordar tus sueños hasta que puedas recordar por lo menos un sueño por noche. Entonces, si tienes un sueño lúcido lo recordarás. Te volverás también muy familiar con tus sueños, haciendo más fácil aprender a reconocerlos mientras pasan. Si recuerdas tus sueños, puedes empezar inmediatamente con dos técnicas simples para estimular a los Sueños lúcidos.

Los Soñadores lúcidos hacen un hábito de “comprobación de la realidad.” Esto significa investigar el ambiente y decidir si sueñas o estas despierto. Preguntarte muchas veces por día, “¿Estaré soñando?”. Entonces, prueba la estabilidad de tu realidad presente leyendo algunas palabras, mirando lejos y mirando a tras mientras tratas de cambiarlos. La inestabilidad de los sueños es la pista más fácil para distinguir la realidad y el sueño. Si las palabras cambian, sueñas.

Tomando siestas es una manera con la que puedes aumentar gradualmente tus oportunidades de tener sueños lúcidos. Tienes que dormir bastante en la siesta para entrar en REM. Si tomas la siesta en la mañana (después de haberte despertado más temprano de lo usual), estás probablemente entrando en fase REM en una media hora a una hora después de que te duermes.

Si tú siesta es de 90 minutos a 2 horas tendrás suficientes sueños y una probabilidad más alta de tener un adecuado sueño lúcido que en los sueños que tienes durante el sueño de un noche normal. Enfoca tu intención de reconocer que tú sueñas cuando te duermes durante la siesta.

Inicialmente, los principiantes tienen dificultad para descansar en el sueño después de que logran lucidez. Este obstáculo hace que muchas personas desprecien el valor del sueño lúcido, porque no han experimentado más que el destello del conocimiento de que se encuentran soñando, seguido del despertar inmediato.

Dos técnicas simples pueden ayudarte a superar este problema. Lo primero es crear calma en el sueño. El propio sueño lúcido excita, pero expresar la excitación puede despertarte. Suprime tus sentimientos un poco y vuelve tu atención al sueño. Si el sueño muestra señales de fin, tal como la desaparición, pérdida de claridad o profundidad de la imaginación, “dar vueltas” puede ayudar a hacer retroceder al sueño. En cuanto el sueño comienza a “desvanecerse,” antes de sentir realmente tu cuerpo en la cama, gira a tu cuerpo del sueño como encima. Esto es, dando vueltas como cuando un niño trata de crearse un mareo (probablemente no te marearas durante el sueño porque tu cuerpo físico no da vueltas).

Recuerda, “La próxima escena será un sueño.” Cuando tú pares de dar vueltas, si no es obvio que estás soñando, haz una prueba de realidad. Aun cuando piensas que estás despierto, te puedes sorprender del hallazgo . . . ¡ que todavía sueñas ! .

.

https://i0.wp.com/n4hr.com/up/uploads/6749552ee9.gif

QUE VIVAIS FELICES EXPERIENCIAS

EN EL MUNDO DE LOS SUEÑOS

Anuncios

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s