RETORNO DESDE EL MAS ALLA

Las leyendas sobre “fantasmas” y ” espiritus” son tan antiguas como la misma historia,  y en todos los países del muno no han faltado narraciones sobre ellos y sus presuntas apariciones. Ya en la Edad de Piedra los difuntos eran sepultados de tal forma que queda evidente la creencia e un – “mas allá”- ( más o menoso clara) y en una posibe vuelta al -“más acá”-. Por ello, se celebraban rituales encaminados a garantizar el descanso del muerto y que su estancia en el lugar establecido por sus creencias fuera placentera, evitando que se dedicase a fastidiar a los vivos, que era de lo que se trataba, por lo cual eran inhumados con amuletos, armas y ciertos objetos de uso personal, así como vasijas y alimentos.

Se han encontrado cadáveres bien lastrados con piedras , lo que  bien podría ser una medida encaminada a protegerlos de las bestias o de los profanadores, o con las extremidades fuertemente atadas, tal vez para que en la tumba conservasen una determinada postura, ya fuera fetal o sedante, cuyo significado estaría de acuerdo con sus creencias. Aunque cabe la posibilidad, tal vez la más segura, de que con tales medidas se evitaría que el espíritu del difunto se levantase de la huesa y se dedicase a atormentar a los sufridos mortales..

.

En el pasado. . .  y en el presente, se han venido utilizando extrañas prácticas para protegerse de los “espíritus” y alejarlos,  y tales ritos -por cierto- no eran propios de pueblos primitivos:

– Así, los antiugos egipcios creían en la existencia de ciertos “fantasmas” ( más bien “espíritus de los muertos”) de aspecto sobrecogedor, que propagaban enfermedades entre los seres humanos y los animales.

– Los antiguos griegos creían en la existencia de ciertos “entes diabólicos”, de pésima apariencia, dedicados a emitir bufidos y echar humos apestosos.

– Los antiguos chinos sentían grandísimo repeto por sus antepasados, especialmente si habían sido asesinados, celebrando fiestas  y ceremónias para apaciguarles, ya que consideraban sumamente malignos a sus “espíritus”, ya que recorrían el mundo buscando venganza.

– Por su parte, los antiguos romanos,(pueblo práctico como el que más), se cuidaban mucho de tropezar con los “lémures” ( especie de “génios maléficos”), en la creencia de que se trataba de “espíritus” de personas que habían llevado una vida perversa. Hacian unas fiestas especiales anuales – en el mes de mayo-, para ahuyentarlos; tocaban tambores, en la creencia de que el ruido los ahuyentaban (con un buen dolor de cabeza); y por si fuera poco, la prudencia nunca está de más quemaban alubias negras en los cementerios. Aquello debía ser demasiado para los “lémures”, que repelidos por tales olores, emprendían la retirada. . .  Curiosamente, en la Italia de nuestros días, no faltan quienes no consideran afortunado el emprender determinadas empresas el mes de mayo, como casarse.

.

CREER O NO CREER EN FANTASMAS

Por supuesto, no hay porque no creer en la existencia de ciertas “manifestaciones” fuera de lo normal, denominadas “fantasmas”, “espíritus”, ni polemizar sobre la existncia del – “más allá” – y si es factible algún tipo de comunicación de un “lado al otro”. En todo caso,  los “fantasmas” o como se les quiera llamar, no siempre se comportan igual, ni forzosamente tendrían aspecto humano: se supone que adoptan la forma de animales más o menos espeluznantes, y la existencia de edificios, lugares u objetos, “poseídos” por éstos. . . Así se habla de castilos, casas, barcos, aviones, automóviles, etc. . . “encantados”.

Las personas que dicen haber visto o creído ver- “fantasmas”-,  -“espíritus” – o como queramos llamar a esas “apariciones”, afirman que su aspecto es pálido y etéreo, frecuentemente vestidos con ropas de épocas pasadas. Como norma generál, casi nunca hablan, y si lo hacen, son lacónicos, dan algún mensaje y no malgastan las palabras.

Pueden atravesar objetos sólidos, como muros, mostrarse y desvanecerse cuando lo estiman necesario. Tampoco desdeñan materializarse en lugares cerrados, efectuando así “apariciones imposibles”,  y no siempre son malignos, llegando en ocasiones a prestar algún tipo de ayuda a los vivos o a solicitarla de estos.

.

EXISTEN MUCHOS FENÓMENOS INEXPLICABLES QUE PARECEN PROCEDER DEL MÁS ALLÁ

  PASEMOS A REVISAR ALGUNOS DE ELLOS. . .

.

Si una persona muere repentinamente y es incapaz de moverse pero permanecer aquí y se convierte en un supuesto <<  fantasma >>, entonces puede que se lleve también con ella sus problemas  sin resolver. Generalmente, una compulsión a arreglar los asuntos pendientes es lo que hace necesaria la comunicación con las personas vivas.

Una vez se ha establecido este contacto, y el problema es comprendido por el vivo desaparece la necesidad de la manifestación, a menos que el ser vivo deje de actuar según la peticion. En ese caso, probablemente volvera una y ora vez, hasta que se salga con la suya.

.

Pongamonos en situación. .  .

– El 22 de junio de 1893, buques de la Armada británica relizaba unos ejercicios casi rutinarios en aguas próximas al puerto de Trípoli, cuando uno de los buqes, el Camperdown, envestía – a las 3.34  de la tarde- al buque insignia de la flotilla, el Victoria. En el naufragio se perdieron muchas vidas, entre ellas la del almirane Sir George Tryon ( que dirigía las maniobras), pese a la cercanía de las costas africanas y la intevención de los nabíos Colingwood y Nile, que se aproximaron, forzando sus máquinas, para recatar a los supervivientes.

Sir George Tryon era considerado, muy justamente, como veterano y experto marino, por lo que nadie se explicó el motivo o motivos que había tenido para dar una serie de órenes absurdas, que culminaron con la colisión entre ambas naves. Nada arrojó la encuesta  de un Comité de Invesigación; testimonios muy dignos de crédito de algunos supervivientes coinciden en que el almiranate renunció a salvar suvida, mientras el Victoria se hundía de proa, exclamando apesadumbrado: ” ¡ Ha sido culpa mía !”.

El mísmo día y a la mísma hora, Lady Tryon celebraba una fisesta, en su mansión de Londres, a la que acudieron numerosos invitados. . .

Posteriormente, varios de éstos -que conocían muy bien al almirante –  afirmaron haberle visto deambular por los salones de la casa, incluso algunos aseguraron haberle saludado, aunque – sin embargo – no recordaban que él hubiera correspondido a tales atenciones. . .

Sin embargo, a muchos kilómetros de allí, Sir George Tryon se acababa de hundir con su nave. . . ¡ el mismo día y a la misma hora !. . .

Lo único cierto es que nadie, ni su viuda ni los más allegados, lograron  hallar una explicación a este posible último mensaje del “más allá”, y al mismo tiempo, interesantísimo caso de misteriosa bilcación.

.

.

– El inglés H.B. pertenecía – durante la II Guerra Mundial-  a un equipo de bomberos. En octubre de 1944 consiguió sacar de entre los restos de su aparato a un aviador alemán, derribado en las inmediaciones de Londres, gravemente herido, pero consciente. El miembro de la Luftwaffe fue llevado, con toda clase de cuidados y rapidez a un hospital militar, donde luchó varios días entre la vida y la muerte, acabando por morir a consecuencia de las heridas recibidas. Durante este tiempo H. B. le visitó y trató como a un amigo, encargándose de escribir a sus familiares y de las gestiones para que el cadáver fuese enviado a Alemania.

Algunas semanas más tarde, estando libre de sevivio, se disponía a pasar unas horas en una taberna con sus compañeros, cuando oyò golpes en la ventana de su alojamiento, un cuarto piso. No concedió importancia al asunto, pero ante la reiteración de éstos, acabó por abrir la vetana. . . Lo que vió le hizo retroceder espantado: en medio de una especie de neblina vio a su amigo alemán, con las ropas desgarradas y cubierto de heridas, tal y como le rescató del avión. Y antes de que saliese de su asombro, el piloto le adviritió, en un inglés poco correcto, que no abandonase aquella noche sus habitaciones.

Temiendo pudiera ocurrirle alguna desgracia, se excusó con sus compañeros, afirmando que prefería no ir con ellos y aconsejándoles permaneciesen con él; pero éstos no le hicieron caso. . .  y aquella noche los aviones alemanes bombardearon Londres, dando muerte a dos de ellos e hiriendo gravemente a los demás. . . La buen acción del bombero H. B. había tenido una “inesperada recompensa desde el más allá”.

.

.

– Sandra R. vivia con su familia en una pequeña ciudad situada al sudoeste de Pittsburgh. Su hemano, Neal, de veintidós años, había estado trabajando como cajero en un Banco durante tres años. Neal decía con frecuencia que tenía la impresión de que, si  ingresaba en el Ejército, lo matarían. En consecuencia, su madre y su  hermana, a las que Neal estaba bastante unido, le convencieron de que se alistara en la Guardia Nacionall para un turno de servicio. Como era mayor de edad y probablemente sería llamado a filas, de esa amanera podría acortar su tiempo de sevicio. Neal finalmente reconoció que eso era lo mejor que podía hacer, dadas las circunstancias. Dejó su puesto en el Banco, se incorporó a la Guardia Nacional y trató de sacar el máximo partido de la situación. En abril de 1963, recibió la orden de incorporarse para la instrucción básica ocho días después del lunes siguiente en diversas ocasiones, durante aquellos últios días de estancia en su hogar, mencionó el hecho de que tenía que marcharse a las 5 de la mañana del domingo, como si eso fuera algo importante y definitivo.

El lunes antes de su marcha, visitó a sus amigos para despedirse. Al dejar su casa, le dio el acaostumbrado beso a su madre en la mejilla, diciéndole alegremente, <<hasta la vista>> y se marchó. Nunca volvió. A primera hora de la mañana siguiente, notificaron a la familia que había sido encontrado muerto en su coche aparcado en una carretera rural solitaria a unas dos millas de su casa. Se había suiciado inhalando monóxido de carbono. La familia recibió un fuerte shock. Al pirncipio no pudieron creer la noticia, porque estaban convencidos de que él les habría dejado alguna nota. Pero no se encontró nada, aun cuando revolvieron la casa de arriba a bajo. Todos lo asuntos de Neal estaban en regla. No había dejado deuda s o compromisos, pero tampoco ningún mensaje para nadie. Fue enterrado en su ciudad natal, y la familia trató de adaptarse a su gran pérdida. Su hermana, Sandra, era tres años más joven que él,  los dos habían estado bastante unidos, por ello, Sandra, no podía comprender por qué su hermano no había confiado en ella antes de quitarse la vida.

En la casa, tanto la habitación de Sandra como la de Neal se encontraban en el piso de arriba. Después de la muerte del joven, Sandra no soportó la idea de dormir tan cerca de la habitación de su hermano, de manera que lo hizo en el sofá plegable del living. Los funerales tenía que celebrarse el viernes, y a Sandra le parecía que ese día no íba a llegar nunca. Finalmente, después de una noche intranquila, casi insomne, amaneció el sábado. Durante todo el día se sintó incómoda; había una tensión atmosférica en el aire que ella encontraba casi insoportable. Cuando llegó la noche, Sandra  le pidió a su madre que durmiese junto a ella en el sofá. Antes de dormir de nuevo discutieron el suicidio desde todas los ángulos, y tampoco esta vez llegaron a ninguna conclusión. Finalmente, cayeron rendidas.

De repente, Sandra fue despertada de su profundo sueño por un sonidoo semejante a un chasquido . Sonaba exactamente como si alguien hubiera chasqueado sus dedos encima de su cabeza. Cuando Sandra se hubo desperado completamente oyó a su madre moverse a su lado. <<¿Oíste eso?>>, preguntó su madre. También ella había oído el extraño chasquido. Las dos mujeres estaban ahora completamente despiertas. ¡Ambas sintieron entonces como un estremecimiento de la cabeza  los pies, como si estuvieran concectadas a una coriente eléctrica!. Lo cierto es que alguna especie de corriente estaba circulando a través de ellas, y las dos mujeres eran totalmente incapaces de mover un solo miembro.

El living se hallaba situado en la parte delantera de la casa. La casa estaba a oscuras y la única  luz de la casa procedía de un corredor, situado a su espalda, que conducía al vestíbulo. De repente advirtieron una luz  a su izquierda. Cuando la vieron por primera vez , tenía el brillo de una bombilla eléctrica. Apareció a poco más de medio metro de distancia del sofá, del lado de la madre, y se iba aciendo más brillante a medida que se acercaba. <<¿Qué es eso?>>, se dijeron entre sí las mujeres, y luego Sandra se dio cuenta de que la luz tenía una forma. ¡Enmarcados en la luz se veía una cabeza y unos hombros!.

Las mujeres estaban aterrorizadas. De pronto Sandra se  oyó gritar así mísma: <<¡Es Neal!>>. En el momento en que la muchacha gritó el nombre de su difunto hermano, la luz creció hasta alcanzar su máximo brillo. Con eso, un sentimiento de gan paz y alivo se extendió sobre las dos mujeres.nLa señora R., incapaz todavía de mover su cuerpo, preguntó: <<¿Qué es lo que quieres? ¿Por qué haces esto?>>. Luego empezó a llorar. En ese momento, ondas de luz en forma de dedos aparecieron en el interior de la brillante luz, como si alguien estuviera diciendo adiós con la mano. Luego, la luz se fue oscureciendo gradualmente, hasta que se desvaneció por completo. En ese instante, cruzó por la habitación una ráfaga de aire frío.

Momentos después, oyeron claramente a alguien que subía las escaleras. Las dos mujeres estaban solas en la casa, de manera que sabían que no podía tratarse de una person de carne y hueso. Cuando los pasos llegron al último peldaño, éste crujió como hacía siempre cuando el hermano se Sandra subia las escalera. Los passo siguieron a través del corredor, y luego se dirigieron a la habitación de Neal, que estaba justo encima del living. A continuación oyeron el sonido  de alguien que se sentaba en la cama, ¡percibiendo luego el rudio que hacian los muelles de la cama por el peso de una persona!.

En ese momento, sus cuerpos, de repente, volvieron a la normalidad. Se rompió la tensión y Sandra saltó , encendió la luz y miró el reloj que estaba al lado del sofá. Eran las cinco de la mañana del domigo: el momento exacto que Neal había fijado para irse, si no se hubiera suicidado. Luego la casa volvió a quedar en silencio. Pero Sandra y su madre no se afligieron mas por Neal. Aceparon lo inevitable, y empezaron a darse cuenta de que la vida continúa realmente en otra dimensión. La unión entre Neal y ellas se restableció, y las mujeres sintieron un cierto alivio al saber que él estaba bien, dondequiera que estuviera.

.

.

.

APARCIONES FANTASMALES EN INGLATERRA

Los fantasmas no se desvanecen a lo largo de los siglos; están presentes para toda la eternidad y donde se han visto, comunicado y aceptado el mayor número de fanasmas siempre ha sido en las islas Británicas, más que en cualquier otro lugar de la Tierra. No se sabe porque ocurrirá así, quizá tan sólo puede deberse al tener una ascendencia única, formada por mediterráneos, escandinavos, celtas y otras razas, y una indiferencia isleña intrinseca así como una naturaleza curiosa, y quizá una disposición a aceptar una explicación sobrenatural para hechos curiosos. Todo ello puede haber desempeñado su papel en producir este estado de cosas.

En Inglaterra están los lugares famosos como el palacio de Hampton Court, que está atiborrádo de espectros. El espíritu del rey Enrique VIII parece cernirse sobre el propio palacio Tudor. Estuvo en Hampton con cinco de sus seis esposas, y estaba allí el 12 de octubre de 1537, día en que su tercera reina, Jane Seymour, le dio un hijo y murió una semana más tarde. Los fanasmales pasos de la mujer, o mejor digamos deslizamientos, vestida de blanco, deambulando por el ptaio del Reloj,  llevando una vela encendida, había sido vista emergiendo de un corredor en los Antiguos Apartamentos de la Reina, vagando silenciosamente por las escaleras y a través de la Galeria del Cetro de Plata.  Algunos criados se despidieron porque habían visto <<una mujer alta, con un vestido de larga cola y una cara radiante>> paseando a través de las puertas cerradas, sosteniendo una vela, y deslizándose por las escaleras. Se dice que la famosa Dama Blanca de Hampton Court aparece en el sector del desembarcadero, y una serie de pescadores de caña informaron que la habían visto una noche a mediados de verano hace algunos años.

– Está también el fantasma del arzobispo Laud (de cuyo espiritu se afirma que aparece en la biblioteca del <<St. John´s College>>), de Oxford,- ¡ haciendo rodar  su cabeza por el suelo ! – , que al parecer ha sido visto por los residentes del palacio, paseando lentamente sin emitir un sonido (¡pero con la cabeza!) en las proximiddes de las habitaciones que él conoció tan bien.

– Lady Catherine Howard es quizás el fantasma más famoso  del palacio de  Hampton Court. En 1514 llegó al lugar, siendo una hermosa muchacha de dieciocho años, como novia del gordo, cojo y maduro monarca Enrique VIII. Un año despues de su llegada, empezaron a circular feos rumores que se referían a su comportamiento antes y después del matrimonio como al de una ramera corriene. La noche antes de ser arrestada, su primer paso hacia el tajo, se liberó de sus captóres y corrió a través de la galería en un vano esfuerzo por pedir clemencia por su vida a su marido. Pero Enrique estaba asistiendo piadosamente al oficio de vísperas en la capilla, e ignoró sus súplicas, por lo que la desgraciada fue arrestada, sollozando y gritando que tuvieran compasión de ella.

A la derecha de la Gran Escalera de la Reina está el corredor, bajo de techo, donde se halla situada la habitación de la que escapó Catherine y a la que  fue nuevamente arrastrada, mezclándose misteriosamente sus sollozos con el canto de la capilla. Su fantasma reconstruye este acontecimiento la noche del aniversa rio, y corre lanzando gritos a través de lo que se ha convertido en la <<galeria encantada>>. Entre los que han oído y visto a su fantasma figuran la señora de Xavendish Doyle y Lady Eastlake, juntamente con muchos servidores del palacio. Todo lo que los testigos dicen es que la figura tiene una larga y flotante cabellera, pero por lo general la aparición se desvanece tan rápidamente que no hay tiempo de observarla con más detalles.

.

.

LA TUMBA NO ES UN CALLEJÓN SIN SALIDA ; ES UNA VIA PÚBLICA . . .

SE CIERRA AL CREPÚSCULO, SE ABRE AL AMANECER

(Victor Hugo)

.

.

M. Walker – (Hechos Insolitos)

A. Landsburg (E. B. D. Fenómenos Extraños)

.

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s