♣ D U E N D E S ♣

EN LA ESCALA DE LO COSMICO

SOLO LO FANTASTICO TIENE POSIBILIDADES DE SER CIERTO

– Teilhar de Chardin

.

 Los duendes o seres elementales, no pueden clasisficarse entre los hombres, porque algunos vuelan como los espíritus, no son espíritus, porque comen y beben como los hombres. El hombre tiene un alma que  los espítritus no necesitan. Los elementales no tienen alma y,  sin embargo,  no son semejantes a los espíritus, éstos no mueren y aquéllos sí mueren. Estos seres que mueren y no tienen alma no son animales, porque hablan y ríen. Son prudentes, ricos, sabios, pobres y locos igual que nosotros. Son la imagen grosera del hombre, como este es la imagen grosera de Dios… Esos seres no temen ni al agua ni al fuego. Están sujetos a  las indisposiciones y enfermedades humanas, mueren  y su carne se pudre . Virtuosos, viciosos, puros e impuros, mejores o peores, como los hombres, poseen costumbres, gestos y lenguaje.

– Philosophica Occulta

PARACELSO

(Philippus Aureolus Theophrastus  Bombastus von Hohenheim)

    Nació en Zúrich en la Teufelsbrücke, Einsiedeln, el 10 de noviembres de 1493

y murió en Salzburgo, el 24 de septiembre de 1541.

Fue un alquimista, médico y astrólogo suizo.       


Hablar de unos extraños seres que no son hombres, que no son ángeles, que no son espíritus, pero que son a la vez, todo eso y más, no es, evidentemente, tarea fácil. No obstante, podemos aventurarnos por este mágico mundo de los << elementáles >, también llamados Gente Menuda, Pueblo de la buena Gente, espiritus de la Naturaleza o simplemente habitantes del País de las  Hadas, bien provistos de toda clase de talismanes y de los conjuros que se conozcan, así como de una buena dosis de sentido común y de sentido del humor, pues aunque los seres de los que vamos a hablar son normalmene invisibles para nosotros, no por ello son menos reales.

En las tradiciónes populares a estos seres fantásticos se les suele designar como enanos o de pequeña estatura, si bien según la fantasía popular, es una simple apariencia que los duendes cambian a voluntad. Se les conosidera como seres intermedios entre los espíritus y los hombres, y con poderes sobrenaturales, como los que se atribuyen a los hechiceros y a las brujas. Este poder mágico les permite adoptar diferentes formas o comunicarlas a los mortales, y hacerse invisibles, con una capa, un sombrero o cualquier prenda u objeto. Viven en comunidad, ocupados con preferencia en la metalurgia, como los Gnomos o Kobolds de la mitilogía germánica, o permanecen aislados  como en el leprecham irlandés. La habilidad metalúrgica que se les atribuye se explica por lo misterioso de este arte en las primeras edades de la humanidad, y porque se supone que los duendes viven, en general, bajo tierra, de donde se extraen los metales.

En la Edda ( historias relacionadas con la mitología nórdica) se distinguen dos clases:  los duendes blancos o Liozalfar, que víven sobre la atierra,  y los negros o Dackalfar, que habítan en viviendas subterráneas. El país habitado por ellos se ha situado en diversos lugares. En Irlanda se identificaba con los montículos funerarios conocidos por Sid, y Gervasio de Tilbury ( historiador ingles del siglo XII  que escribió sobre mitología y leyendas populares) dice que se entraba a dicho país por pasajes subterráneos. En otras tradiciones el país de los duendes está en islas fabulosas o en las aguas de ciertos ríos, lagos o mares, y es accesible por pòzos o por excavaciones profundas.

Los duendes son hermosos y bien proprocionados, como los de algunas leyendas españolas, o feos, y en ocasiones contrahechos, como los Kobolds germánicos; sus vestidos son verdes, rojos o pardos, como los de los gnomos, o grises, como en las leyendas alemanas. Tienen gran afición a la música, al canto y al baile, a los que se dedican durante la noche, y en ocasiones engañan a los mortales llevándolos a sus danzas nocturnas o arrastrándolos a su reino. Si se les hace algún daño son vengativos y crueles, y golpean, hacen tropezar y caer al que los ha molestado o le producen graves enfermedades o la muerte.

Roban el ganado,dejando en su lugar otro ilusorio, y en ocasiones hacen caminar a los mortales durante la noche, recorriendo largas distancias y hasta sirviéndoles de cabalgadura, cuando no los atormentan de diveros modos. Desaparecen con el alba, disgustándoles que los sorprendan los mortales, a los que en tal caso embrujan, ofuscan o ciegan.


Se les atribuye la facultad de dar ilusorias apariencias de un gran valor a objetos de materias despreciables, y de aquí el misterioso oro de los duendes, y asi mismo se les achaca un prodigioso conocimiento de los poderes de la Naturaleza, que les permite adivinar dónde se encuentran las cosas desaparecidas y descubrir las invisibles. En los países celto-teutónicos se les atribuyen ciertas torres misteriosamente iluminadas de noche, y se cree que son obra suya los túmulos y demás monumentos funerarios, más o menos toscos, suponiéndolos sucesores de los muertos los llamados hangbuye en los países escandinavos.

No siempre los duendes se entretienen en jugar malas pasadas y causar daños graves a las gentes; hay otros cuyas jugarretas no tienen graves consecuencias, limitándose a dar formas risibles o ridículas, pero transitorias , a aquel que los trata mal; a cambiar de sitio los muebles, o a echarlos fuera de casa, como hace el poltergeist alemán, que además enciende el fuego, echa llamas por el aire o toca en la cara del burlado con su mano fria como el hielo.

RECOMENDACIONES PARA  PRESERVARSE DE LOS DUENDES MALEFICOS O BURLONES

Se recomiendan varios artificios, en los que figuran, entre otras cosas :

el  agua corriente, la escoba y el hierro…


Los duendes en cambio asisten en ocasiones a los mortales en sus quehaceres o apuros y son muy generosos contentándose con poco, como el duende doméstico, que se saisface con una escudilla de leche, este duende habita en la casa o el establo y es enemigo de la pereza, trabajando a favor del amo de la casa que habita, sin recibir más recompensa que una capa o un sombrero nuevo, a lo sumo, al cabo del año.

La creencia en tales seres parece ser principalmente céltica y teutónica, pero existe igualmente en puebles eslavos y latínos y en los países más remotos. La pequeña estatura que en general se les atribuye se relaciona con su semejanza con las almas de los muertos, y supuestamente tambien si serían formas de degeneración de antiguas divinidades, como los Dasine Sidue Irrlandeses y los Pliscas de la Galia Celta, puesto que los romanos también tuvieron sus Luinuti Dei.

Otros autores opinan que los duendes representaban una raza pequeña y desposeída por conquistadores de mayor estatura, y así se ha supuesto que los Feiun de Irlanda, transformados en duendes por la fantasía popular, no eran màs que los aborígenes fineses, despojados de sus tierras por los celtas. Otros mitólogos han expuesto la teoría de que los duendes eran un recuerdo de las tradiciones titulares de una taza neolítica precaria pero tal hipòtesis no se ha comprobado.


También se ha considerado a los duendes como espíritus de la Naturaleza ,  que viven entre los árboles y los bosques, que viajan campo a través, o habítan en los dólmenes y menhires. Se manejan e identifican con casi todas las fuerzas de la Madre Naturaleza, sean éstas tormentas, rayos, nublados, pedriscos, puesto que todos estos seres diminutos son parte indisoluble de la misma, aunque en una realidad paralela y sin la cual no sobrevivirían, y,  porsupuesto, nosotros tampoco.

SERES ELEMENTALES

Este termino los define muy bien, ya que son seres relacionados con los cuatro elementos básicos y primarios de la Naturaleza, es decir, el Agua, el Fuego, el Aire y la Tierra. Cada uno de estos cuatro elementos está constituído por un principio sutíl por una sustancia corporal densa, es decir, no tíene una doble naturaleza.

Así el fuego es visible e innvisible, pués una llama etérea y espritual se manifiesta a través de una llama sustancial y material, pasando algo parecido con los otros tres elementos, por esta razón, del mismo modo que la naturaleza visible está habitada por un número infinito de criaturas vivientes (plantas, animales y hombres), la contraparte espiritual e invisible – su universo paralelo diriamos hoy en día –  está también habitada por una multitud de peculiates seres a los cuales se les dió nombre de << elementales >>, más tarde denominados Espíritus de la Naturaleza, dividiendo esta población en cuatro grupos diferentes, a los que arbitrariamente se les denominó…

Gnomos (elemento Tierra), Ondinas (elemento Agua), Sílfos (elemento Aire), Salamandras (elemento Fuego).

Creyendo que eran criaturas vivas, semejantes a seres humanos en la forma, habitando sus propios mundos no muy lejanos del nuestro, aunque invisibles para nosostros por esa razón de que los sentídos poco sutíles y poco desarrolados del hombre no son los más aptos para detectarlos

GNOMOS

(elemento tierra)

Son cada uno de los enanos fantásticos o genios elementales de la Tierra, en cuyas entrañas moran trabajando en las minas, custodiando los tesoros subterráneos y cuidando de los metales y piedras preciosas.

Los gnomos forman un pueblo sobrenatural de seres muy pequeños e  invisibles, dotados de singular astucia, y poseían la presciencia, conocían los secretos de la Tierra y eran el alma de ésta.  Estos moraban en las fisuras metálicas del globo, en el interior de las grutas, llenas de estalactitas de maravilloso efecto. Eran los guardianes de las minas de  oro y plata.

Los gnomos, recuerdan a los telquines y a los cabiros, genios que representan el trabajo en los metales adorados por los griegos en localidades de naturaleza volcánica.  Estos se repartieron con la filosofía pitagórica cabalística por todo el globo y aunque sufrieron varias modificaciones, según se fueron acomodando a las distintas culturas de los pueblos, siempre conservaron el carácter de dueños del imperio de la Tierra y de guardianes de sus minas. La estatura de estos pequeños genios iba en progresión descendente hasta la más diminuta.

Son unos seres fantásticos que aparecen en cuentos y leyendas en las tradiciones populares.  

.

Hay distinto tipos de Gnomos :   

 Gnomo del bosque: es el más común. Vive en los bosques ayudando a todos los animales

Gnomo  siberiano: es el más alto de todos los gnomos y es más malhumorado.

Gnomo de la selva: es el más pequeño, tiene la piel tostada y está semidesnudo por el calor. .

Existen cuatro más, iguales al gnomo del bosque, pero con algunas diferencias:

Gnomo de los desiertos: se diferencia en que es un poco más alto.

Gnomo de la granja: ayuda a los animales de la granja.

Gnomo de los jardines: ayuda a crecer las plantas.

Gnomo de las casas: le gusta vivir en casas grandes y amplias,

prefiriendo los sótanos por encontrarse allí más tranquilo. Repara todo lo roto.

ONDINAS

(elemento agua)

Son las Hadas o Nínfas acuáticas de espectacular belleza que habitan en  los lagos , ríos, estanques o fuentes, según la mitología germánico- escandinava.

Tienen su correspondencia en las Náyades de la  mitología griega.

Suelen representarselas surgiendo del agua con la cabellera humeda y flotante.

Tienen fama de seducir a los hombres que surcan sus aguas, hipnotizándolos hasta el punto de hacer que zozóbren sus barcos.

Otras, en cambio, se enamoran de los seres humanos y la felicidad suele reinar en sus hogares

SILFOS

(elemento aire)   

Los Silfos son espíritus elementales del aire. Y es como se conoce comúnmente al macho de lo que sería el hada.

Están hechos de aire. Piensan y flotan. Son sutiles y evasivos. No reaccionan a los sentimientos, como tampoco sienten.

No se les puede alabar, alimentar o entusiasmar. Son seres exclusivamente del viento, del pensamiento y del vuelo.

No es posible hacer que un silfo se preocupe por algo, pues la preocupación es una emoción.

Esta criatura habita en  cuevas de bosques muy cerrados, ya que la luz del  sol le hace daño.

Se cree que los silfos son las criaturas más sabias de la Tierra, ya que su memoria comprende desde antes de la creación del mundo.

A pesar de ser calificados de espíritus, los entes elementales carecen de espíritu, por lo que no evolucionan: son la Naturaleza misma.

Se dice tras vivir 10,000 milenios cambian su color de cabellos a blanco, pues la sabiduría de las eras consume el color del cabello de la juventud.

Pueden viajar a grandes velocidades sin problema, aunque tras yacer con un humano, su poder de volar desaparece y se convierten en humanos a su vez.

A diferencia de los elfos, no poseen lengua hablada ni escrita, sino el poder del pensamiento.

Los silfos son indiferentes a los  Elfos como los Elfos lo son a los hombres, al considerar aburridas y sin importancia las teorías élficas sobre el apego a lo inmutable.

Los silfos, en cambio, consideran al progreso como algo a lo que debe permitirse proseguir su camino. Los silfos son amos del aire, del viento…son poder

 

SALAMANDRAS

(elemento fuego)  

Las Salamandras son criaturas que inspiran  temor y respeto en todas las demás criaturas de fuego.

Habitan el interior mismo del fuego y son capaces de producirlo y protegerlo para que no se apague.

Las leyendas les atribuyen la capacidad de poder sofocar un incendio e incluso la lava arrojada por un volcán en erupción.

De todos los seres elementales, las salamandras son los seres que menos relación mantienen con los humanos,

sin embargo, cuando esto llega a producirse, se establecen lazos muy difíciles de romper.

Los seres del fuego son sabios y astutos. Se dice de ellos que brindan claridad al pensamiento y que ayudan a la renovación y al cambio.

 

DUENDES FEMEINOS

En algunos países- como los eslavos –  existe en su folklore un espíritu femenino llamado, Kikimora, que ayuda al ama de casa, cuando esta es hacendosa pero si es holgazana le trae de cabeza con sus diabluras entre las que se incluye, hacer cosquillas a los niños por la noche para provocar que lloren y tenga que levantarse a acunarlos. En determinadas regiónes rusas son consideradas las esposasde los Domovoi ( deidad del hogar, que cuida de la vida de toda la familia que vive en la casa ).

babayaga1

A los duendes de las tradiciones indogermánicas y célticas se les denomina con el término genérico de Alfars o Elfos, y tienen también su contraparte femenina, las Discas.

En Gran Bretaña cuentan con las s<< Sedosas >, duendes femeninos vestidos con seda blanca que realizan todo tipo de faenas en las casas, levantando dolores de cabeza a las criadas holgazanas. Existen numerosos relatos sobre ellas en Newcastle ya entrado el siglo XX, sin olvidar que en las antiguas sagas irlandesas se suelen mencionar a una << Señora de los Duendes >> ( Leanhaun Shee ) que intercedía entre los amantes desavenidos, así como Banshee protectora de algún clan o árbol genealógico escocés e irlandés.

Incluso de una variante de duendes, como son los perversos Trolls, ( trollos o trows ), muy populares en diversas regiones de Alemania, Dinamarca, Noruega o Irlanda, se habla de sus hembras, o Trolls femeninos, a las que consideran como las causantes el mal tiempo y de las tempestades, cabalgando en las nubes negras, algo similar a lo que ciertas leyendas de Asturias atribuyen a las Nuberas.

En España no hay ninguna referencia a las duendas o duendecillas, lo que ocurre es que en estas latitudes, la contraparte femeniana no gusta de frecuentar los hogares humanos españoles, manteniendose alejadas de ellos, estan relacionadas sin duda con el llamado mundo de las Hadas, o espíritus femeninos de la Naturaleza, mas vinculados a las cuevas, fuentes o los árboles que a las casas de los hombres.

PERO…  ¿ EXISTEN LOS DUENDES ?

Existe una tendencia generalizada a no creer en nada que tenga que ver con estos seres elementales, es decir, en todo aquello que no pertenezca a un mundo lógico, científico y racional. Algunas personas al no creer en ellos tratan el mito de los duendes como alucinaciónes de la gente sencilla de campo, como algo ya pasado; para otros, sin embargo, la cuestión no es tan simple, y mas cuando su presencia es tan escandalosamente abrumadora en todas las culturas,  llamense Trasgos, Duendes o Follets, con cientos de relatos y leyendas que han dejado – y van dejando –  a su paso.

Lo cierto es que, en las zonas rurales, los incrédulos de la existencia de estos seres eran muy pocos hasa hace un siglo o más; y porque en el acervo mitológico de los pueblos está comunmente aceptado en su inconsciente colectivo, que existe todo aquello que tíene nombre – y los Duendes siempre lo han tenido -, creéncia esta que revela una inportante concepción del mundo, que tíene sus orígenes en la noche de los tiempos y que aún hoy en día sigue siendo aceptada.

En la actualidad todavía se conserva una sentencia popular, referida a todos los seres fantásticos en general, que  dice así:

<<NO HAY QUE CREER QUE EXISTEN, PERO NUNCA HAY QUE DECIR QUE NO EXISTES>>

…o la archiconocida, y referida a las Meigas de que…

<< YO NO CREO EN ELLAS, PERO HABERLAS HAYLAS>>.

En todo caso, creamos o no en su existencia, es preferible que nunca tengamos que salir de esa duda de la manera relatada en este breve cuento inglés

atribuído al escritor George Loring Frost, publicado en 1923 :

Al caer la tarde, dos desconocidos se encuentranen los oscuros corredores de una galería de cuadros.

Con un ligero escalofrío, uno de ellos dijo :

– Este lugar es sinistro. ¿ Usted cree en fantasmas ?.

– Yo no,  – respondió el otro -.  ¿ Y usted ?.

–  Yo sí  –  dijo el primero, y desapareció.


 LEYENDA DE SAN PATRICIO Y LOS DUENDES

[leprechaun-j.jpg]

El 17 de marzo es el día de San Patricio, patrón de los irlandeses, una festividad conocida en el mundo entero.
Suele ser habitual disfrazarse con el color verde y son símbolos de esta fiesta, el trébol y el Leprechaun.

El trébol es el emblema nacional,

pues San Patricio lo utilizó para explicar al Rey de Irlanda la doctrina de la Santísima Trinidad,

así mismo el Leprechaun es un  duende que va con la apariencia de un viejo,

al que hay que capturar para que revele el lugar donde se encuentra su tesoro.

La leyenda dice que si atrapas a un Leprechaun

él puede ser forzado para revelar el lugar donde se encuentra la olla de oro,

pero su capturador deberá mantener sus ojos fijos en él en cada momento,

puesto que si llega a distraerse el Leprechaun desaparecerá en un abrir y cerrar de ojos.

La leyenda dice que puedes encontrar al duende y su olla al final del arco iris.

La relación entre el Santo Patrono de Irlanda, San Patricio, y los duendes es más común de lo que se cree.

Los duendes, no toleran ver una imagen de este santo pero,

para responder esto debemos remontarnos entre los años 370 y 470 al país en cuestión.

Es sabido que San Patricio fundó la primera Iglesia Católica en Irlanda,

y una vez hecho invitó a los paganos celtas a concurrir y transformarse al catolicismo.

Esto molestó mucho a los Druidas, los sacerdotes celtas de los dioses paganos,

por lo que decidieron tomar represalias contra los traidores de su religión.

Para ello, invocaron una tropa de duendes, a quienes enviaron a la iglesia recién fundada,

con el fin de practicar sus travesuras en ella y así tornar imposible la conversión de los paganos a la fe cristiana.

San Patricio, luego de escuchar las protestas de los feligreses quienes aducían que les era imposible rezar,

decidió tomar cartas en el asunto haciéndoles frente.

Postrado frente a ellos los enfrentó expresando: “En nombre de Dios Todopoderoso, yo los expulso espíritus impuros“.

Luego de estas palabras jamás volvieron a ingresar a una iglesia y es justamente por ello que no toleran la imagen de San Patricio,

al ser éste quién los desterró de la casa de Dios.

Por ello es que en Irlanda, es muy común que el santo se encuentre en cada hogar, con el fin de evitar que los duendes ingresen a las mismas.

LOS DUENDES MAGICOS

Había un zapatero que, a consecuencia de muchas desgracias, llegó a ser tan pobre que no le quedaba material más que para un solo par de zapatos. Lo cortó por la noche para hacerlo a la mañana sigueinte: despuès, como era hombre de buena conciencia, se acosto tranquialamente, rezó y se durmió. Al levantarse al otro día, fue a ponerse a trabajar, pero encontró encima de la mesa el par de zapatos hecho. Grande fue su sorpresa, pués ignoraba cómo habia podido suceder aquello,  tomó los zapatos, los miró por todas partes y estaban tan bien hechos, que no tenían falta ninguna; eran una verdadera obra  maestra.

Entró en la tienda un comprador, al que agradaron tanto aquellos zapatos, que  pagó por ellos el doble de su precio y el zapatero pudo procurarse con este dinero cuero para dos pares más. Los cortó también por la noche y los dejó preparados para hacerlos al día siguiente, pero al despertar los halló también cocluídos;  tampoco le faltaron compradores entonces, y con el dinero que sacó de ellos pudo comprar cuero para otros cuatro pares más. A la mañana siguiente, los cuatro pares estaban también hechos; y, como en adelante, toda la obra que cortaba por la noche la hallaba concluida a la mañana siguiente, mejoró su fortuna y casi llegó a hacerse rico.

Una noche cerca de Navidad, cuando acababa de cortar el cuero e iba a acostarse, le dijo su mujer:

-Vamos a quedarnos esta noche en vela para ver quiénes son los que nos ayudan de esta manera.

El marido consintió en ello, y dejando una luz encendida, se escondieron en un armario, detrás de los vestidos que había colgados en él, y aguardaron para ver lo que iba a suceder. Cuando dieron las doce de la noche, entraron en el cuarto dos lindos enanitos completamente desnudos, se pusieron en la mesa del zapatero y tomando con sus pequeñas manos el cuero cortado, comenzaron a trabajar con tanta ligereza y deztreza que hubieran admirado a cualquiera. Trabajaron casi sin cesar hasta que estuvo concluida la obra,  entonces desaparecieron de repente.

Al día siguiente dijo la mujer:

-Estos enanitos nos han enriquecido; es necesario manifestarnos reconocidos con ellos. Deben estar muertos de frío teniendo que andar casi desnudos, sin nada con que cubrirse el cuerpo; ¿no te parece que haga a cada uno una camisa, casaca, chaleco y pantalones, y además un par de medias?. Haz tú también a cada uno un par de zapatos.El marido aprobó este pensamiento, y por la noche, cuando estuvo todo concluido, colocaron estos regalos en vez del cuero cortado encima de la mesa, y se ocultron otra vez para ver cómo los tomaban los enanos. Iban a ponerse a trabajar al dar las doce,  cuando en vez de cuero hallaron encima de la mesa los lindos vestiditos. En un principio manifestaron su asombro, al que bien pronto sucedió una gran alegría. Se pusieron en un momento los vestidos y comenzaron a cantar.

Después empezaron a saltar y a bailar encima de las sillas y de los bancos, y por último, se marcharon bailando.

Desde aquel momento no se los volvió a ver más, pero el zapatero continuó siendo feliz el resto de su via, y todo lo que emprendía le salía bien.

  Cuento de los – Hermanos Grimm-

Anuncios
comentarios
  1. Bernetta Dupar dice:

    Gracias por la informacion me es de mucha ayuda, es muy buena

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s