♥♥ DORAMAS ♥♥

collage_pintaderas_separador_bloqueizquierda1

Guanche-atacando-copia

collage_pintaderas_separador_bloqueizquierda1

7

DORAMAS

.

La figura de Doramas basta para cubrir la época más brillante de la gesta del pueblo canarii o canario en su reistencia ante el invasor.

Desde el míto jamás desvelado de su propio orígen, pasando por sus innumerables proezas, hasta llegar a su fantástica muerte en duelo desigual, todo parece aunarse para encajar ese mosaico de leyenda que da vida a la figura de los grandes héroes.

No se tienen noticias concretas sobre su nacimiento. Algunos le suponen hijo del Gran Faycán de Gáldar, hermano del Guanarteme Egonaiga Semidán, quien a su vez era hermano de Ventahore Semidán, Guanarteme de Tilde (Telde), y, otros hay que apenas si le hacen noble. Por lo que, Doramas sería sobrino de ambos Guanartemes. Otros autores le hacen Guayre, pero  no sobrino del  Guanarteme, y otros hay que apenas si le hacen noble.

Pero lo que aquí interesa no es su origen, sino la proyección de su gigantesca figura sobre la historia del pueblo canarii-canario.

Nosotros le suponemos hijo de Gran Faycán y por derecho, uno de los seis Guayres del Guanarteme de Agaldar (Galdar), su tío. Le llamaban Doramas porque tenía las narices de muy buen tamaño. Era valiente, ambicioso y atrevido, como despuès veremos.

Cuándo murió su tío Ventahore, rey de Tilde (Telde), que dejó solamente dos hijos de corta edad, varon y hembra, Doramas vio su gran oportunidad para convertirse en Guanarteme de aquel término. Como lo pensó lo hizo, sin la aprobación de su tío y jefe, el Guanarteme de Gáldar que pensaba que la desginación de sucesor debería hacerla un Sabor de ambos Guanartematos.

Por un tiempo Doramas huyó a la montaña, que tomó su nombre Bosque  de Doramas, erigiéndose en Guanarteme independiente, hasta que sus amigos arreglaron las cosas en Telde, a donde se trasladó posteriormente.

Cita la historia un incidene de Doramas con el valiente Guayre de Telde llamado Tasarte, en el cual este guerrero, conocedor de la baja condición de Doramas le insultó y provocó a pelea, venciendole. Ya que Tasarte era partidario de nombrar Guanarteme al pequeño hijo de Ventahore, y hasta su muerte siguió pensando lo mismo.

Cuando comenzó en serio la conquista de Gran Canaria y Juan Rajón desembarcó en La Isleta, fundando días más tarde El Real Sitio de Las Palmas, el Guanarteme de Gáldar comprendió que había llegado  el momento de unirse todos en la lucha y dispuso que su primer Guayre, el famoso Adargoma (nombre que significaba Espaldas de Risco), se pusiera al frente de un ejército que se uniría a Doramas para combatir al invasor.

Juan Rejón envió emisarios a Doramas incitándole a la rendición y sumisión a los Católico Reyes, o de lo contrario todos  perecerían.

Entonces Doramas emitió aquella frase, dirigida a tales emisarios: ” Decid a vuestro capitán, que mañana le enviaré la respuesta “. Natuaralmente, la respuesta era la guerra.

Fue la batalla de Guiniguada, primera victoria de Juan Rejón. Adargoma con Tasarte y otros atacó por la izquierda que defendía Fernández de Lugo, que después llegaría a ser Adelantado y Conquistador de Tenerife. Adargoma fue  herido en un muslo, hecho prisionero y enviado posteriormente a la Península, aunque siempre fue bien tratado. Doramas trató de ir en su auxilio pero hubo de retirarse, esperando mejor oportunidad, que como veremeos no tardó en presentarse.

Esta oportunidad fue la batalla de Tenoya. Juan Rejón y el batallador Dean Bermúdez, envalentonados con el triunfo, llegaron aTenoya en otra incursión. Pero Tasarte y Doramas reaccionaron, rechazando a los enemigos, persiguiéndoles hasta más acá de Atamaraseit (en la actualidad Tamaraseite), logrando los españoles retirarse con algunos ganados por botín, pero sufriendo considerabels pèrdidas en hombres, de los que buena parte quedaron malheridos y maltrechos.

Siguieron multitud de choques y escaramuzas en las cuales la suerte corrió alterna por una y otra parte.

Pero quizás el episodio que con mayor fuerza y vigor contribuye a destacar la semblanza histórica de Doramas es el de su propia muerte. Por exigencias de la guerra tan ferozmente sostenida, habíase retirado Doramas de los téminos de Telde y buscado refugio en aquella montaña tan amada por él, que en los albores de su iniciaciòn a la realeza le había prestado cobijo juto con un puñado de fieles seguidores.

En esta montaña está ubicado el lugar conocido como ” Trono de Doramas “, en donde según nos relata la tradición se colocaba este guerrero para arengar a sus hombres antes de la batalla. Por una curiosa condición acústica, los sonidos que se puedan produci ren esta vertiente montañosa son recogidos y ampliados por la sonoridad que el barranco inmediato prestan las elevadas vertientes rocosas de las montañas que le conforman, favorecido todo esto por especiales direcciones de los vientos que llevan dichos ecos a gran distancia, hasa lo más recóndito del paraje.

Acosado Doramas por las fuerzas de Pedro de Vera, decidió establecerse una línea de resistencia cuyo vértice o eje sería esta zona de la montaña, cuyo terreno tan bien concía.

Establecido el inevitable contacto con sus enemigos, Doramas propuso a Pedro de Vera un duelo sigular, que evitaría la batalla y el derramamiento de sangra. En este duelo, ambos, frente a frente, cada uno valiéndose de sus propios medios, pelearían hasta la muerte o rendición incondicional del vencido.

Pero la gente de Pedro de Vera no quiso que su capitán se arriesgara. En su lugar salió un mozo, a caballo, bien pertrechado, que fue muerto por el primer venablo de Doramas. Aquí surge otro punto oscuro, por no decir negro, de la historia.

Indudablemente, según lo acordado, las cosas, esto es, la suerte de la batalla que se planteaba, tenía que haberse decidido con esta victoria de Doramas sobre el pretendido campeón.

Seguramente por esta razón los canarios prorrumpieron en una gran gritería y manifestaciones de júbilo por la victoria alcanzada por su capitán.

Pero aquel aciago día, estaba escrito que los hados habían dispuesto que las cosas sucedieran de otra definitiva y sangrienta manera.

No aceptaron Pedro de Vera  y los suyos el resultado adverso de esta situación a que les lleavaba la muerte del campeón por ellos enviado y esta vez, a despecho de los suyos, fue Pedro de Vera quien incitó a duelo al caudillo canario, incitación que éste habría de acoger con la mayor simpatía, pues confiaba en sus dotes físicas y en su arrojo extrordinario, para vencer al caballero castellano y no quiso desperdiciar tal ocasión.

Concertóse nuevamente el duelo. Ambos contendientes se dispusieron a la lucha entre la expetacion de sus respectivos seguidores.

 Traicionando las reglas del combate singular pactado, se lanzan el soldado Juan de Hoces, que llegó junto a Doramas, procurando alcanzarle con la punta de su lanza; pero el valiente caudillo, esquivando el cuerpo, le quiebra la lanza y le rompe el cráneo con su maza, mientras otro soldado llamado Pedro López intenta atacarle con su espada sin conseguir herirle. A todo esto Pedro de Vera a caballo se lanza también al ataque. Aprovechando la confusión, Pedro López lanzó su caballo e hirió a Doramas a traición por la espalda. Doramas se volvió rápidamente y de un revés le quebró la pierna izquierda; pero al hacer este movimiento quedó por un instante indefenso, y aprovechando Pedro de Vera esta sorpresa, le atravesó el costado con su lanza.

Doramas en la agonía de la muerte dirigiéndose a Pedro de Vera le dijo: “No eres tú quien me ha matado, sino ese perro traidor que me atacó por la espalda”.

En medio de una exclamación de angustia proferida al unisono por sus hombres, incrédulos ante lo que contemplaban sus ojos, pues tal er ala confianza y la seguridad que tenían en la victoria de su jefe ,cayó Doramas desangrándose. Fue recogido por los españoles, que pretendían conducirle al Real de Las Palmas.

Amotináronse los canarios y dieron  la batalla, breve pero sangrienta, que se decidió con el triunfo de los españoles.

Pese a la derrota, esta vez la mayoría de los canarios no se desbandaron, sino que una vez rendidos, prefirieron seguir al lado de su jefe moribundo y participarde su suerte.

Expiró Doramas cuando bajaban la cuesta de Arehucad ( en al actualidad Areúcas) camino de Las Palmas. Antes de expirar fue bautizado y su padrino fue el propio Pedro de Vera.

Los españoles no escatimaron honores ni dignidades al entierro de tan gran jefe, que fue sepultado según la costumbre canarii, en una cueva de su propia montaña.

Esta ha sido a grandes rasgos la pálida semblanza que hemos intentado dar sobre la más grandiosa figura de la Epopeya Canaria.

.

7

Guanche-atacando-copia

Leyendas de las Islas Canarias

J. M. G. y Garia de la Torre

.

Anuncios

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s