EL TIBET

.

EL   MISTICISMO   TIBETANO

barra roja

prayerwheel

El Tibet ha sido considerado desde antiguo como un lugar misterioso.  Antes de convertirse al budismo, fue durante largo tiempo uno de los grandes centros de místicismo y enseñanzas ocultas.

Tibet significa Tierra de la Divinidad y de la Sabiduría ( Ti = deidad : Butta = sabiduría).

Hacia el siglo I d. C.  aparece el budismo Mahayana, que inspirará el budismo tántrico tibetano y el Zen japonés.  El Mahayana desarrolla y completa el budismo primigenio y aporta dos grandes modificaciones:  la existencia de los boddhisattavas y Buda como encarnación del Ser Supremo. El amor al prójimo debe situarse por encima de la santidad personal.

Uno de los textos sagrados tibetanos que ha tenido gran resonancia en los circulos ocultistas de Occidente es el Libro de los Muertos o Bardo Thödol. Se escribió hacia el siglo  VIII d. C.  en la época de Padma Sambhava, fundador del lamaísmo y personificación divina de la religión tibetana.

Dicho texto describe las diversas etapas del período intervidas, es decir, el lapso de tiempo que transcurre entre el fin de una existencia y el comienzo de la sigiente.  A lo largo de ese recorrido interviene la ley del karma.

Comienza el libro con la agonía del moribundo, cuando aparece la Gran Luz. Si el sujeto se encuentra purificado, podrá fundirse con ella y alcanzar así la liberación. En caso contrario, huirá atemorizado ante tal resplandor, refugiándose en sus propios conceptos.

Las diversas divinidades que desfilan ante él no son más que proyecciones de su mente.

El libro insta al agonizante a que recuerde las enseñanzas y la confrontación con la Gran Luz que le enseñó su maestro en el momento de la iniciación.

Durante una semana, el difunto encuentra deidades benevolas que simbolizan los sentimientos o nobles, cuyo fin es guiarlo y protegerlo.

A continuación aparecen deidades terroríficas, que corresponden a las imágenes mentales y a las tendencias acumuladas en el psiquismo del fallecido.

Si no ha sabido conjurar sus temores y alucinaciones, el difunto debe proseguir su viaje y renacer de nuevo en una de las seis clases de seres que pueblan el Universo: dioses, demonios, hombres, genios, animales, fantasmas y otras criaturas miserables, a quienes su karma negativo aboca a un penoso vagar.

.

.

LOS  TULKUS  Y  LA  VIDA  MONACAL

barra roja

prayerwheel

.

Una originalidad del budismo tibetano son los tulkus.

Se trata de hombres o mujeres que perpetúan al mismo personaje de generación en genración.

El más célebre de todos es el Dalai-Lama.

Los tulkus son boddhisativas (aspirantes a budas), que, movidos por la compasión hacia sus semejantes, renacen para ayudarles a encontrar el camino de la liberación, renunciando a la suya propia (al menos provisionalmente).

De cuerpo en cuerpo, de generación en generación, aportan su sabiduría y amor, libres de las pruebas y tormentos del Bardo o estado intervidas.

Dice Vmalakirti: “El boddhisattva sigue los destinos del mundo entero, pero escapa a todos los destinos. Sigue la vida del nirvana, pero no abandona el curso del samsara o rueda de las encarnaciones”.

Los grandes lamas podrían escoger las circunstancias de su futura encarnación y predecir con exactitud el lugar donde se producirá.

Tras su muerte, el tulku renace al mometo en el cuerpo de un niño recién venido a este mundo, quien debe reunir una serie de cualidades concretas y superar con éxito determinadas pruebas para ser reconocido como la encarnación de su predecesor.

Otra caracteristica de la sociedad tibetana es la vida monacal. Antes del la ocupación china, abundaban los monasterios.

Los monjes que han llevado una vida santa y ejemplar, así como las “encarnaciones” de alto rango, integran el grupo selecto de los lamas.

.

 

.

LOS   DALAI – LAMAS

barra roja

prayerwheel

.

Dalai – Lama significa ” el mejor profesor “.

Las funciones y la sucesión de los Dalai – Lamas se establecieron poco después de la muerte del gran reformador Tsong-Kha-Pa (1355-1417). Considerado un avatar de Buda, reformó el budismo y creó la orden Gelugpa (gorras amarillas), predominante en el Tibet oriental durante siglos.

En una obra suya habla del samsara (circulo vicioso de renacimiento perpeuo): << El samsara se acompaña de sufrimientos, interminables, como aquellos que resultan de la enfermedad, la vejez, la impermanencia y la muerte”. Cuando se utiliza de modo inteligente y compasivo, el renacimiento se convierte en vinculo de iluminación y la beatitud y ofrece la ocasión de ayudar a la doliente humanidad.

El Dalai – Lama actual, Tenzin Gyatso (nacido en 1935), aparece como una figura popular por sus viajes a diversas partes del mundo, cuya finalidad ha sido divulgar el mensaje budista.

Representante de una dinastía de dioses – reyes tibetanos, que se remonta al siglo XIV, sería la encarnación del dios Chenrezi, consagrado al servicio de los seres humanos.

En una entrevista, respondía así a la pregunta sobre sus posibles vidas anteriores: “Actualmente no recuerdo mucho sobre mis otras existencias, pero cuando era niño recordaba mucho más y demostré claramente todo lo que afirmaba respecto a mi vida anterior como Dalai – Lama”.

.

.

 

 

 

 

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s