♥ UN ANGEL NO ES ♥

Vulve a ser de día y de noche a la vez, de nuevo el desierto es atróz, quema y es preciso olvidar la sed.

De pronto el horizonte es negro y también mi corazón: hordas nos rodean, nos asaltan, es la nube negra de una horrible tempestad humana.

– ¡Padre ! …  ¿ Dónde estás, Padre ?

-Te busco y tú me buscas para defenderme, yo también quisiera defenderte, pero mi voz se pierde entre el alborozo de carcajadas negras, caen los hombres, las armas reparten muerte.

– Se han adentrado desde el mar hasta aquí, el desierto, y quieren las riquezas y las mercancías mas valiosas: los hombres, para venderlos, a mí también.

– ¡ Padre !… ¿ Dónde estás ?. 

– Respondeme en la oscuridad de la violencia,  responde …

Alguien se me ha llevado de tu lado, llamo y no me responden, me alejan de ti, cada vez mas escondido, casi desaparecido entre las dunas de este  desierto.

.

La fiebre disminuye, es excepcionalmente bella, con sus rizos negros y los grandes ojos.

Me siento y le observo y siento ternura, la mísma sensación de un abrazo.

Curiosa plenitud sentirse el creador de esta obra de arte humana, animada por el soplo de la inteligencia y por el maravilloso poder de la memoria, en la cuál el mísmo Dios, pudo insuflar el conocimiento en todas sus mas ocultas revelaciónes. Llenar poco a poco aquel vaso de purísimo cristal, de cualquier misteriosa y secreta percepción más allá y por encima de la nauraleza.

– Murmura algo a penas perceptible.

Unas largas pestañas se cierran sobre unos ojos de terciopelo negro; así, semicerrados, adquieren mayor languidez.

Me acerco, le veo temblar, le cubro con una de mis alas.

Me inclino, observo su rostro con inmensa curiosidad.  ¿ Habla, ó sueña a causa de la fiebre ? .

.

Un grito de angustia libera su pesadilla … se sienta en la cama.

Las velas, todas en fila sobre la mesilla, crean una luz dorada entre las paredes.

Una sombra monstruosa cubre de oscuridad, con su silueta, una gran parte de la pared  y se dobla desde el techo. La sombra se distorciona y desaparece.

Ve a su lado un rostro: es bello y tranquilizador. Muy delgado, ascético, la luz posterior le ilumina y el reflejo hace aparecer una aureola entorno a su cabeza, un halo impalpable, divino.

.

– Has venido … susurra – .

Los ojos brillantes oscuros incluso una pizca irónicos, me traspasan; me esfurzo por sostener la fuerza de aquella mirada, se que tengo que hacerlo,  por su bien, por su salvación.

– Ahora las penas han terminado, comienzan para ti los días nuevos, los días eternos – le digo – .

Se te ha concedido el bien supremo de verme, y si te atreves levantar las manos, tócame.

He bajado a la tierra, enviado por Dios.

.

– Has venido, el elohim salvador llovido del cielo, traes la paz, harás justicia. Eres el instrumento de Dios.

– Sí, soy el representante de Dios en la tierra con apariencia humana, me ocupo de los asuntos de los hombres.

– Me has invocado porque te sientes conmovida por tus desgracias y tus cóleras.

.

La fiebre le atrapa. Vuelve a ver aquella sombra, distinguió su rostro a la luz de las velas, luego olvidó y su prodigiosa memoria cayó en una oscuridad sin rendijas.

En el sopor de la convalecencia, asume el rostro del  visitante, después, la imagen se desvanece.

Una voragine obtusa borró de su mente lo sucedido.  ¿ Por qué lo ha olvidado ? .

.

Apenas recién levantada consigue pronto esquivar ese encuentro pero le pesa la duda . . .

¿ Fué un sueño ?  ó  ¿ Tal vez fué reál ?

 

 

Si no fuera por que te ví una vez
juraría que no existe la paz

Si no fuera por que te ví una vez
ya hubiera cruzado al mundo espiritual

Si no fuera por que te ví una vez
mi desamparo seria total

Invoco tu esencia
y dale presencia a tu mundo invisible
  dame epiritualidad en mi mundo mortal

Si no fuera por que te ví una vez
tendría mis ojos clavados en una pared
y mi corazón escondido, temeroso de ser

Había cambiado mi sangre
por una ficción
Había olvidado la luz

Invoco tu esencia
y dale presencia a lo invisible
dame un espacio en tu mundo inmortal

Hazte visible en mi mundo real

 

 

 

Elohim

      

Es aquel que Dios tiene señalado a cada persona para protegerla creado de luz y dedicado totalmente al servicio de Dios, por cuyo mandato realiza determinadas tareas :

 – Introducir el alma en el cuerpo de los neonatos

-Recoger el alma de los que mueren

-Registrar determinados hechos de la vida

– Servir de mensajeros divinos.

Al contrario que los seres humanos, no comen ni procrean, no están dotados de libre albedrío

y no pueden cometer pecados.

 

Pueden adoptar apariencia humana y generalmente se les describe como seres extraordinariamente bellos

que poseen varios pares de alas, aunque pictóricamente se les suele representar con un único par.

 

.

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s