♥ BUHO ♥


El  Sr. Búho,  pariente del mochuelo,

es uno de los animales más interesantes y de mayor tradición que se conocen.

Pertenecen a la familia de los Estrígidos.

Son aves rapaces nocturnas de pico corto y curvo, con grandes ojos

adaptados a la visión nocturna y crepuscular, y un oído muy desarrollado.

Su plumaje muy suave y acolchado les permite un vuelo silencioso.

Anidan habitualmente en los huecos de los árboles o en nidos abandonados de otras aves.

Se alimentan fundamentalmente de pequeños vertebrados

Los búhos se caracterizan por tener dos penachos de plumasen la cabeza, en forma de orejas.

Los mochuelos, en cambio, se distinguen de los búhos por carecer de dichos penachos.


Por ser ave nocturna, que rechaza la luz, se lo tiene como símbolo de la oscuridad, de la tristeza y de la melancolía. En el antiguo Egipto representaba la noche y la muerte.

Pero entre los antiguos chinos se relaciona con el yang, el principio activo o masculino, símbolo de la claridad, opuesto al yin.

En la mitología griega se lo consideraba sagrado y se lo vinculaba a la parca Átropos, siniestra deidad que cortaba el hilo del destino. También se vincula con la diosa Palas Atenea, la Minerva romana, que entre otras cosas simbolizaba la sabiduría y el amor a las artes. Entre sus atributos estaba tener al búho (otros dicen que la lechuza, del mismo género) como su animal favorito. De ahí viene la tradición popular que da al búho como símbolo del saber y de la experiencia humana.

Entre algunos de los indígenas de Norteamérica el búho brindaba al hombre protección y ayuda en la oscuridad de la noche. En cambio, para otros, como los algonquinos (grupo de pueblos nativos de Canadá, Estados Unidos  y del norte del estado Mexicano de Coahuila), era siniestro, y lo consideraban mensajero de la muerte.

Sin embargo, otros pueblos veían en estas aves un signo de fertilidad como en la cultura maya.

Para el pueblo amerindio de los Moche, en el norte del Perú, el búho fue venerado como una de las criaturas que servían al chamán en su viaje al mundo sobrenatural, emparentado estrechamente con el mundo sagrado.

El nombre búho deriva de bufo, del Latín vulgar, que a su vez proviene de bubo, en el Latín clásico. Mochuelo es de origen incierto, aunque es común a varias lenguas romances. De lechuza (antiguamente se decía nechuza) tampoco se sabe exactamente el origen, aunque se supone que deriva del vocablo noctua, nombre latino de la lechuza, que también se le daba al mochuelo y al búho.

En simbología esotérica, el búho es el símbolo de la sabiduría y el conocimiento, atrae la buena suerte y proporciona poder para disipar las energías negativas, también para alcanzar el dominio de nuestras facultades mentales.

El encuentro casual con un búho, vaticina suerte en casi todos los ámbitos, especialmente en el económico.

Antiguas leyendas aseguran que si un búho te mira directamente a los ojos, se adentra en tu alma y te transmite una parte de su poder místico.
Sinbolo de la Intuición y Clarividencia 
Tiene una gran intuición:
Es el tótem de los psíquicos y clarividentes.
Posee la valentía de seguir sus instintos.
La medicina de Búho incluye el poder de ver detrás de las máscaras,
el movimiento silencioso y veloz, la visión aguda,
mensajero de secretos y premoniciones,
el cambio de formas, el enlace entre el mundo oscuro e invisible
y el mundo de luz, el sentirse cómodo con la sombra,
con el poder de la Luna, la libertad.

Existen búhos de todos los tamaños, desde uno en miniatura que habita en los cactus del desierto, hasta el gran búho cornado, que es la única ave que puede ganarle en vuelo al águila dorada. Un gran búho cornado adulto es una criatura que inspira admiración. Sus garras están cubiertas de plumas, pareciéndose mucho a las patas de una cría de gato montés. Es carnívoro, lo cual significa que puede ser un guerrero feroz si es retado, o si algo cercano a él es amenazado. A menudo es referido como Águila Nocturna. 
El búho vive de noche. Tiene una gran conciencia en todo momento de todo lo que hay a su alrededor. Posee visión depredadora, lo cual significa que ve claramente todo.


Cuenta una leyenda que Dios creó el  mundo con todos los animales

pero luego con respecto al buho algunos se arrepintieron

por haberlo hecho tan exraño, con los ojos tan grandes y de hábitos nocturnos.

Pero le haría un gran regalo : 

Se convertiría en el animal de la buena suerte 

y  siempre llevaría con el los buenos augurios y deseos,

para mejorar la vida de los que tíene cerca sin tenerle  miedo.

En Italia existe una  canción montañesa infantil  que dice así…

“Búho, lechuza, que estás en la oscuridad de la noche

no dejes que pase hambre ni miedo,

vela por todo nuestro pueblo por las cocechas  por los niños y el ganado.

Nos mantienes en amistad con la Madre Naturaleza,

con la Hadas con los Gnomos,

y con los Duendes molestos

para que ya no se burlen de nosotros” .

– PORQUE EL BUHO TIENE OJOS GRANDES –

– Historia del pueblo Americano Iroqués –

Raweno, el espíritu que lo hace todo, estaba muy ocupado creando animales. Esta tarde, estaba trabajando en el conejo. “¿Puedo tener patas largas y bonitas y orejas grandes como las del venado?” preguntó el conejo. “¿Y afilados colmillos y garras como los de la pantera?”
“Por supuesto,” dijo Raweno. Pero no había hecho nada más que moldear las patas traseras del conejo cuando fue interrumpido por el búho.
“Whoo, whoo. Quiero un cuello largo y bonito como el del cisne,” exigió el búho. “Y unas hermosas plumas rojas como las del cardenal, un pico largo como el de la garceta y una cresta real de plumas como la de la garza. Quiero que me convierta en la más veloz y hermosa de todas las aves.”
“Cállate,” dijo Raweno. “Sabes que supuestamente nadie debe verme trabajando.
¡Dáte la vuelta y cierra los ojos!”
Raweno moldeó las orejas del conejo, largas y alertas, exactamente como las del venado.
“Whoo, whoo,” dijo el búho. “Nadie puede prohibirme mirar. No me daré vuelta ni cerraré los ojos. Me gusta mirar y miraré.”
Entonces Raweno se enfadó. Olvidándose de las patas delanteras del conejo, cogió al búho que estaba en su rama, y lo sacudió con todas sus fuerzas.

Los ojos del búho se volvieron grandes y redondos de miedo. Raweno presionó hacia abajo la cabeza del búho y jaló sus orejas hacia arriba hasta que quedaron paradas en ambos lados de su cabeza.
“¡Ya está!” dijo Raweno. “Ahora tienes unas orejas lo suficiente grandes para que escuches cuando alguien te dice lo que tienes que hacer, y un cuello tan corto que no podrás estirar la cabeza para ver lo que no deberías ver. Y tus ojos son grandes pero sólo podrás utilizarlos de noche—no de día, cuando estoy trabajando. Y finalmente, como castigo por tu desobediencia, tus plumas no serán rojas como las del cardenal, sino feas y grises, como las que tienes.” Y frotó al búho por todo el cuerpo con lodo.

Después, regresó a terminar el conejo. Pero, ¿a dónde se había ido? La ira de Raweno había asustado tanto al pobre conejo que había huido, sin haber sido acabado. Hasta el día de hoy, el conejo debe brincar con sus patas disparejas y se ha quedado asustado, porque nunca recibió los colmillos y garras que había pedido. En cuanto al búho, él se quedó como Raweno lo moldeó en un momento de ira—con los ojos grandes, un cuello corto, orejas grandes y la capacidad para ver sólo de noche, cuando Raweno no está trabajando.


– MITOLOGÍA –

  • Aunque a veces se ha dicho que el ave que acompaña a Atenea o Minerva es una lechuza, en realidad es el mochuelo europeo.
  • En el folclore de Chile y parte de Argenina, los búhos y lechuzas son considerados un tipo de “ave agorera” (ave de mala suerte); siendo relacionados con el mito del temido Chonchón (extraña ave de plumas color gris ceniciento, formada a partir de una horrible cabeza humana de la que nacería garras afiladas y unas enormes orejas que usa a modo de alas para volar y emite un fatídico grito).
  • Entre los vascos, el búho es considerado un animal poco inteligente. En  euskera, los términos para búho o lechuza (hontza, mozoloa) son sinónimos de imbécil aplicados a una persona.
  • En las Islas Canarias se los llama “Corujas”.
  • En la cultura japonesa, los búhos son símbolos de la muerte y ver uno se considera de mala suerte.
  • En la cultura  rumana,  escuchar el sonido producido por estas aves es una indicación de que alguien va a morir en el vecindario, debido a que el sonido es parecido a un lamento.
  • Los romanos los consideraban aves funerarias, por sus actividades nocturnas y por tener sus nidos en lugares poco accesibles, por lo que ver a un búho en el día se consideraba de mala suerte.
  • Algunos creen que la lechuza o el búho  es de buena suerte y atrae al dinero.
  • Debido a que suelen seguir a sus presas y otros objetos casi continuamente con su mirada y que tiene una gran flexibilidad en las vértebras y músculos del cuello es común la creencia de que los búhos y lechuzas pueden girar 360° sus cabezas (es decir dar una vuelta completa de sus cabezas sobre su cuerpo), esto ha sido afirmado por mucha gente en calidad de testigos presenciales, lo verdadero es que los Strigiformes pueden girar en torno de su eje de simetría mucho la cabeza (nunca 360°) y muy velozmente volver a poner la cabeza en la posición inicial lo que al ojo humano le crea la ilusión optica de que las cabezas de estas aves pueden girar completamente sobre su cuerpo.

Anuncios

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s