☺ TODOS LOS SANTOS ☺ VS ☻HALLOWEEN ☻

El Día de Todos los Santos

Es una tradición arraigada desde siglos en nuestro pueblo y que está siendo desplazada, irremisiblemente por una fiesta de  disfraces, de importación, denominada Halloween.

Me da rabia y siento una enorme impotencia ante esta colonización cultural que va matando nuestras tradiciones y nos invade, poco a poco, con modos de vida que nada tienen que ver con nuestra historia y nuestra identidad.

El Día de Todos los Santos es celebrado el primer día de noviembre en España y gira alrededor de la celebración y el recuerdo de todos los santos que han logrado un lugar en el cielo y de las personas ya fallecidas. La celebración sucede durante el otoño para simbolizar la muerte de la naturaleza como las hojas  que caen de los árboles y la transición del verano al invierno. También, el día  siguiente es para celebrar el  El Día de los Difuntos.

El Día de Todos los Santos es una fiesta católica en la cuál los  familiares de los difuntos visitan sus tumbas en el cementerio, las limpìan y las decoran  con flores.

Hay muchas tradiciones que son incluidas con la fiesta del Día de Todos los Santos, como comidas, música, y obras de  teatro. Un clasico que se representa cada año en este día es la obra de Don Juan Tenorio .

En Las Islas Canarias y la mayoría de los países latinoamericanos  la evocación de Los Finados se hace desde hace siglos desde una especial simbiosis entre las culturas aborígenes y las tradiciones cristianas importadas por los conquistadores. En México, Ecuador, Colombia y en tantos otros países de Sudamérica ese día se reza, se baila, se come y se bebe con especial fruición.

Aquí como allí, el Día de los Difuntos es un pretexto para recordar a los seres queridos ya fallecidos,  para hablar con ellos,  para invitarlos a participar de alguna manera con el mundo terrenal.

Son manifestaciones de fe religiosa y de rituales anclados en el andar de los siglos y en el espíritu de nuestros pueblos.

 

 

 

 


El Halloween

Tiene su origen en una festividad céltica conocida como Samhaim, que deriva del irlandes antiguo y significa fin del verano.  En el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el “Año Nuevo Celta”, que comenzaba con la estación osbcura.

Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Otro Mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus (tanto benévolos como malévolos) pasar a través. Los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados.

Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos. Su propósito era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para evitar ser dañado. En  Escocia los espíritus fueron suplantados por hombres jóvenes vestidos de blanco con máscaras o la cara pintada de negro.

El Samhain también era un momento para hacer balance de los suministros de alimentos y el ganado para prepararse para el invierno. Las hogueras también desempeñaron un papel importante en las festividades. Todos los otros fuegos se apagaban y en cada hogar se encendía una hoguera en la chimenea. Los huesos de los animales sacrificados se lanzaban a la hoguera.

Otra práctica común era la  adivinación, que a menudo implicaba el consumo de alimentos y bebidas.

En  1840 esta festividad llega a  Estados Unidos, donde queda fuertemente arraigada. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones de la tradición durante la Gran hambruna Irlandesa. Fueron ellos quienes difundieron la costumbre de tallar los  ” Jack – o´ lantern“  (calabaza gigante hueca con una vela dentro), inspirada en la leyenda de “Jack el Tacaño” .

Sin embargo, la fiesta no comenzó a celebrarse masivamente hasta 1921. La fiesta adquirió una progresiva popularidad en las siguientes décadas.

La internacionalización del Halloween se produjo a finales de los años 70 y principios de los 80 gracias al cine y a las series de televisión. En 1978, se estrenaba en EEUU y en el mundo entero La Noche de Halloweean, de  John Carpenter; una película ambientada en la víspera de Todos los Santos que supuso una referencia para el cine de terror de serie B; con innumerables secuelas e imitaciones.


LA  LEYENDA  DE  JACK  O´LANTERN

(  la tadición de las calabazas iluminadas)

El origen de las famosas calabazas talladas deviene de una leyenda de origen celta (a caballo entre Irlanda y Escocia) sobre Jack “El Tacaño”, un granjero que engañaba y mentía a vecinos y amigos. Esta conducta le consiguió toda clase de enemistades pero también una reputación de persona tan malvada que rivalizaría con el mismísimo Satanás.

El Diablo, a quien llegó el rumor de tan negra alma, acudió a comprobar si efectivamente era un rival de semejante calibre. Disfrazado como un hombre normal acudió al pueblo de éste y se puso a beber con él durante largas horas, revelando su identidad tras ver que en efecto era un auténtico malvado. Cuando Lucifer le dijo que venía a llevárselo para pagar por sus pecados, Jack le pidió una ronda más juntos como última voluntad. El Diablo se lo concedió pero al ir a pagar ninguno de los dos tenía dinero, así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para pagar la ronda y demostrar sus poderes. Satanás lo hizo, pero en lugar de pagar con la moneda Jack la metió en su bolsillo, donde llevaba un crucifijo de plata. Incapaz de salir de allí el Diablo ordenó al granjero que le dejara libre, pero Jack no lo haría a menos que prometiera volver al infierno para no molestarle durante un año.

Transcurrido ese tiempo, el Diablo apareció de nuevo en casa de Jack para llevárselo al inframundo pero de nuevo Jack pidió un último deseo, en este caso que el Diablo cogiera una manzana situada en lo alto de un árbol para así tener su última comida antes de su tormento. Lucifer accedió, pero cuando estaba en el árbol Jack talló una cruz en su tronco para que no pudiera escapar. En esta ocasión Jack le pidió no ser molestado en diez años, además de otra condición: que nunca pudiera reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza.

Su destino no fue mejor: tras morir (mucho antes de esos diez años pactados), Jack se preparaba para ir al cielo pero fue detenido en las puertas de San Pedro, impidiéndosele el paso pues no podían aceptarle por su mala vida pasada, siendo enviado al infierno. Para su desgracia allí tampoco podían aceptarlo debido al trato que había realizado con el Diablo, y éste le expulsó de su reino y le condenó a deambular por los caminos con un nabo hueco con un carbón ardiendo dentro como única luz que guiara su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal.

Con el paso del tiempo Jack el Tacaño fue conocido como Jack el de la Linterna o “Jack of the Lantern”, nombre que se abrevió al definitivo “Jack O’Lantern”. Esta es la razón de usar nabos (y más tarde calabazas, al ser más grandes y fáciles de tallar) para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween, y también el motivo de decorar las casas con estas figuras horrendas (para evitar que Jack llamara a la puerta de las casas y proponer Truco o trato).

 

 






Anuncios

SI TE HA GUSTADO ESTE POST ME ENCANTARIA SABERLO

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s